Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN
Este blog esta protegido por las leyes de derechos de autor.
Copyright Francisco José Del Río Sánchez 2008

!SOY MÉDIUM! ¿QUE HAGO? CONSEJOS PARA MÉDIUMS PRIMERIZOS

sábado, 6 de diciembre de 2014

Diamantes

A veces, hay personas que te ofrecen el cielo y te entregan el infierno.
Te deslumbran con su brillo pero pronto se apaga su fulgor.
Son falsos diamantes...

 

Cuando alguien muy querido pasa por un trance así, sólo puedes abrirle tu mano.












sábado, 22 de noviembre de 2014

Herramientas para convertir nuestra vida en una dicha constante

(Esta entrada es continuación de una anterior: ¿Hasta cuando vamos a luchar? La vida una dicha constante).
Tenemos a nuestra disposición una serie de herramientas que nos pueden ayudar o complementar ese cambio de actitud, imprenscindible, para transformar nuestra vida de una lucha constante en una dicha constante.

Sin olvidar que todo es fruto de nuestra percepción de la realidad, de nuestra educación y de nuestra actitud, estás ayudas que están a nuestra disposición para conseguir estar a gusto con nosostros mismos pueden facilitarnos la labor de abandonar actitudes autodestructivas y de cambiar nuestra orientación del sufrimiento al bienestar. No debemos olvidar que son ayudas y no soluciones en si mismas pues sólo nosostros decidimos cual es nuestro camino y como tenemos que recorrerlo.

  • Contemplar: no sólo contemplar como la práctica meditativa de dejar pasar los pensamientos sin concentrarnos en nada concreto si no tambien entendida como el no hacer, es decir la actitud de observar nuestros comportamientos, reacciones, emociones en la vida cotidiana; dejar de correr trás nuestros impulsos, deseos, pasiones, etc. y aprender a distanciarnos de ellos. Liberarnos de la esclavitud de nuestros impulsos, y aprender a distinguir nuestras necesidades reales de las creadas por nosostros mismos.
  • Sanar aquellas heridas que son tan profundas que llegan a desbordar nuestra voluntad, sin caer en la dependencia de terapias o tratamientos. A veces un trauma inconsciente o bloqueo emocional puede ser tan profundo que sin ayuda externa no podremos enfrentarnos a él. Para ello tenemos infinidad de terapias siendo recomendables aquellas de cariz más liberador.
  • Trabajar nuestra energía: Somos energía, tanto a nivel físico, mental como espiritual. El trabajo de nuestra energía, tanto por nosostros mismos como por otras personas, es la forma más efectiva y respetuosa de transformar nuestra realidad. Aprender a sentir tu propia luz es un ejercicio sencillo pero muy potente que nos permite conectar con nuestra divinidad y elevar nuestra vibración con todos los beneficios inherentes.
  • Reconocer el caracter divino del cuerpo: Vivimos en un permanente conflicto con nuestro cuerpo fruto de nuestra cultura judeocristiana, disminuir la intensidad de ese conflicto es fundamental para acercarnos al tan necesario equilibrio cuerpo, mente y espíritu. Nuestro cuerpo necesita afecto, contacto con otros cuerpos, sentirse respetado y cuidado, salir de nuestra mente y sentirlo, reconocer su caracter divino y su importancia en nuestro devenir al mismo nivel que nuestra mente o nuestro espíritu, poder expresar su sexualidad y vivir el sexo de forma liberadora abandonando nuestras represiones socioculturales. Hacer ejercicio físico, caminar por la naturaleza, tocar y acariciar a nuestros seres queridos, permitirnos descansar, respetar la necesidad de dormir, de alimentarnos, de disfrutar de nuestro cuerpo, son algunas de las formas de cambiar nuestra actitud hacia nosotros mismos y nuestrasn necesidades.
Está no es una lista exhaustiva y seguramente haya muchas otras posibilidades de ayudarnos a nosotros mismos en nuestro camino hacia la plenitud.







jueves, 13 de noviembre de 2014

Todo

Todo pasa, lo bueno y lo malo...
Y nada es real, todo es fruto de nuestra percepción...
Todo cambia constantemente a nuestro alrededor...











El amor, la caricia de tus manos.
El deseo, el sonido de tus pies descalzos.
La pasión, la alegría de tu risa.
La esperanza, el florecer de tu sonrisa.
Abres los ojos y amanece,
resplandeces anunciando cada nuevo día.
Aunque la decepción lo arrasa todo con su lava,
la ilusión germina, siempre, de nuevo en el baldío.
Abre los ojos niña, abre las manos, abre el corazón.
Ama y aleja la sombra del dolor.

A Julieta.

martes, 23 de septiembre de 2014

¿Hasta cuándo vamos a luchar? La vida una dicha continua



Luchamos contra todos y todo, contra nosotros mismos, contra nuestros recuerdos, nuestros sueños, nuestros deseos y nuestro ego (algo que no existe, no tiene forma ni fondo y es imposible de definir o conceptualizar de una manera sencilla. Es una idea adoptada por millones de personas con naturalidad y sin cuestionamiento).
Sin cuestionarnos sobre su veracidad adoptamos ideas y creencias heredadas de nuestro entorno, que tenemos que tener una pareja y una familia que nos quiera, tener hijos, un trabajo estable y seguro, una casa, un coche, etc. y por supuesto no sufrir dolor ni perdidas en nuestra vida. Cuando la realidad es totalmente inversa.
Confundimos deseos con necesidades y necesidades con deseos. Necesitamos alimento físico, emocional y espiritual, seguridad personal, un lugar para vivir, relaciones personales y sociales satisfactorias. Pero nosotros tenemos deseos a los que calificamos como necesidades y si no los satisfacemos sufrimos y consideramos nuestra vida injusta, insatisfactoria y desdichada.
La abundancia es sentirse agradecido con lo que se tiene.
No se trata de aceptar nada, pues no somos quien para decidir que es justo o injusto, que es bueno o malo; que no dejan de ser percepciones mentales basadas en nuestra educación y cultura. Se trata de centrarnos en nuestras necesidades reales y no en necesidades ideales o ficticias, en abandonar la batalla entre nuestro ego, nuestra personalidad, si es que existe algo parecido y nuestro espíritu y nuestro cuerpo.
Liberar la mente de prejuicios, no reprimirlos ni negarlos si no vivir con ellos, reconocerlos. Abrir nuestra mente a sus pulsiones, dejar de reprimir nuestro inconsciente y ser sinceros con nosotros mismos. Adoptar una actitud de sinceridad, humildad y desapego. Dejando que nuestras obsesiones se disuelvan en la distancia, liberándose de la dictadura de nuestros condicionantes inconscientes.
El camino es dejar de hacer, el Wu Wei taoísta, de correr tras ilusiones imaginarias, de luchar contra nuestros impulsos y miedos y la forma de practicarlo es observar todo lo que ocurre dentro y fuera de nosotros, pues todo es lo mismo, lo que ocurre en nuestra vida y lo que está en nuestra mente.
 Poner la intención en observar y llevar el silencio a nuestra mente.
Meditaciones, terapias, disciplinas espirituales, etc. nos sirven de ayuda, son medios y fines en sí mismo pero sin olvidar que al final al única práctica liberadora que puede convertir nuestra vida en una dicha es nuestra práctica personal, nuestra actitud abierta a percibir la auténtica realidad y nuestra intención constante en cuestionarlo todo, empezando por nuestras creencias y pensamientos.



















martes, 16 de septiembre de 2014

Tertulias humanísticas de desarrollo personal y espiritual

La finalidad de esta actividad de Casa Uriel es compartir en un ambiente relajado reflexiones sobre la vida en general y la espiritualidad en particular. Guiados por el autoconocimiento de nosotros mismos y la autosinceridad intentaremos encontrar respuestas para preguntas que no las tienen. Con una duración no superior a la hora y media, con el aroma del té y del incienso como compañía, introduciremos un tema sobre el que charlar de forma enriquecedora para todos; unas veces propondremos nosotros el contenido de la tertulia y otras serán los asistentes los que lo hagan. Después de una hora de charla como máximo, trabajaremos la energía que haya surgido en el grupo para afianzar los aprendizajes.







Cultivo del silencio

Esta actividad colectiva de Casa Uriel, dirigida a conocernos a nosotros mismos, la realizaremos los viernes por la tarde con una duración no superior a una hora. Si una botella está llena no podemos añadir nada más, al igual si nuestra mente está llena de pensamientos, de ruido mental, no podremos escuchar nuestra voz interior, nuestra intuición, ni encontrar la guía que tanto anhelamos. Para poder acceder a nuestra propia sabiduría es necesario cultivar el silencio, encontrar la luz entre nuestros pensamientos y preocupaciones constantes. A muchas personas les cuesta sentarse e intentar calmarse, para ello al principio haré unos pases con los cuencos a cada persona para ayudarles a relajarse y poder calmarse con mayor facilidad, para a continuación permanecer en silencio sólo interrumpido por los armónicos de los cuencos tibetanos, por sencillas indicaciones para profundizar en el silencio interior y por enseñanzas que pueda recibir.
El silencio se encuentra en el espacio entre pensamientos, en el silencio podemos escuchar la música del universo.