Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

jueves, 21 de julio de 2016

El ovillo


En círculos sobre nosotras mismas y nuestras circunstancias...
Repitiendo una y otra vez las mismas decisiones y actitudes que nos hacen sufrir...
Enredando el ovillo de nuestra existencia en lugar de aclararla...
Hay una salida y no es la más evidente, o si?







domingo, 10 de julio de 2016

Pensar versus Amar

"Pensar apaga el Amor,
pero el Amor elimina el sufrimiento,
por ello Pensar nos encadena al sufrimiento."

Ese es el motivo de que existan tradiciones milenarias, así como prácticas más modernas, que nos ayudan a disminuir la corriente de pensamientos y el caos de nuestra mente. Desde la contemplación o prácticas corporales como el yoga o el chikung, hasta el "moderno" mindfulness, buscan con ahínco cesar nuestros pensamientos para liberarnos del sufrimiento. ¿Pero por qué pensamos?

En primer lugar porque lo necesitamos, es algo natural, algo a lo que no podemos renunciar si queremos continuar vivas, al igual que no podemos renunciar a nuestro ego.

En segundo lugar porque nuestras neurosis son gérmenes de pensamientos, nuestros problemas personales, nuestros conflictos emocionales y nuestros traumas inconscientes nos obligan a preocuparnos de cosas que probablemente nunca sucedan y nos alejan de la realidad creando nuestro propio mundo mental, donde suceden cosas y los demás actúan de forma que sólo son reales para nosotras, de ahí nuestra natural dificultad para comunicarnos con otras y hacernos entender, agravando nuestra sensación de soledad existencial. Tanto o más importante que cesar nuestros constantes pensamientos es sanar nuestras neurosis, auténticas fuentes inagotables de pensamientos neuróticos y recurrentes.

En tercer lugar pensamos porque queremos dejar de pensar, y eso es como querer dejar de respirar, se puede hacer un momento no siempre. Luchar contra nuestros pensamientos, querer dejar de tenerlos es la mejor manera de fomentarlos, cuando luchamos contra algo en nuestro interior ese algo se fortalece. Por eso la práctica contemplativa es la forma más elevada de meditación y la única que nos puede conducir por el camino de la liberación del sufrimiento, consiste en observar nuestros pensamientos, no intentar reprimirlos, si no simplemente dejarlos pasar en nuestra mente como si fueran nubes en el cielo; y por supuesto llevar esa actitud a toda nuestra vida, observando tanto lo que sucede en nuestro interior como en nuestra vida, sin juzgarlo, sin calificarlo, sin buscar lo que nos gusta y rechazar lo que nos disgusta, siendo sinceras con nosotras mismas. Algo muy difícil en un mundo donde reina la hipocresía y la falsedad.

En el zen se habla de la conciencia Hishiryo, un estado de conciencia donde el practicante zen alcanza un estado donde sus pensamientos se originan más allá del pensamiento normal, su traducción es pensar a partir del no pensar. En ese estado tu mente analítica, tu ego, a dejado de dominarte y puedes expresarte desde niveles más profundos y elevados de conciencia y por ende más alejados del sufrimiento, del apego y de las pasiones. Algo parecido a Amar.









miércoles, 29 de junio de 2016

La Bioneuroemoción y sus implicaciones esotéricas

He tenido algún contacto con la Bioneuroemoción, como paciente he recibido dos sesiones, centradas en mi madre y mi abuelo materno, ay dios que cansino soy, y como terapeuta y sanador he tratado a alguna persona con daños colaterales provocados al tratarse con Bieneuroemoción. Daños de origen esotérico claro está, motivados al tratar problemas familiares donde se invoca al espíritu del familiar al que intentamos ayudar.

Aclaro que no conozco la disciplina a fondo y los expertos me van a criticar por lo que voy a decir o por mi forma de decirlo, pero como siempre hago, sólo voy a hablar de mi experiencia. Personalmente a mi  la Bioneuroemoción me ha ayudado bastante, sobre todo descubriéndome actitudes y formas de pensar que no me ayudaban y le estoy muy agradecido a la persona que me ayudó. Pero en mi caso y en el de otras personas veo que adolece de herramientas para tratar las implicaciones esotéricas. Os explico un poco.

Durante la consulta se identifica el conflicto familiar que no está perjudicando o del que nos queremos liberar y el antepasado que lo origina con el que nosotros nos hemos vinculado al querer liberar a la familia de la carga energética negativa de ese conflicto antiguo. Hacemos un ejercicio donde sin llegar a ser una invocación del espíritu nos conectamos a la energía de esa persona, o al espíritu, aunque esa no sea la intención, pero sucede, me ha sucedido a mí y le ha sucedido a otras personas a las que he tenido que liberar de ese espíritu. Si el espíritu del familiar se encuentra en la luz, no hay problema, liberamos el conflicto y volverá a la luz, pero si el espíritu del familiar viene de la oscuridad, algo más frecuente de lo que creemos, puede aprovechar la llamada involuntaria para liberar su conflicto para engancharse a nuestra energía o a la del acompañante en Bioneuromoción, es decir del terapeuta. ¿Por qué sucede esto? un espíritu que esté en la oscuridad, nunca respetará nuestro libre albedrío, ni querrá liberarse de su sufrimiento, además de que si es muy fuerte no servirá para separarlo el ejercicio de cortar lazos familiares que se realiza al final de la sesión. Por lo que se quedará con nosotros o con el terapeuta, con todo lo que ello implica.

En mi caso el espíritu de mi abuelo materno venía de la luz y no dio problemas, pero si otras entidades oscuras que no desaprovecharon la oportunidad de que se moviera la energía negativa del conflicto y de mi propia oscuridad para hacerse patentes. Por lo que tanto yo como el terapeuta tuvimos que liberarnos de ella. En el caso de pacientes que he tenido han venido bastante mal pues la entidad oscura que se les ha pegado la han tenido durante mucho tiempo perjudicándoles bastante.

Creo que sería importante por los que practican la Bioneuromoción que tuvieran en cuenta las implicaciones esotéricas de movilizar las energías del árbol familiar, que aprendieran a protegerse de los espíritus malintencionados u oscuros y que se dotaran de herramientas más potentes para cortar lazos energéticos con determinadas entidades. Pero claro esto requiere reconocer la vertiente esotérica de la realidad y vencer muchos prejuicios.









No hay nada mio en mi interior

Llevas meses constatando algo que hace mucho tiempo sabías pero nunca lo habías sentido con tanta fuerza. Siempre te dijiste que eras muy parecida a tu madre, a muchas personas nos pasa eso que somos clones de alguno de nuestros progenitores, pero no habías encontrado sus semillas en lo más profundo de ti. Te has dado cuenta, con horror, que tu forma de ser, que tus pensamientos, que tus creencias más profundas y que creías tuyas, no son propias, son en su mayoría de tu madre, por no decir todas. A lo largo de tu vida has sentido infinidad de impulsos, de emociones, de reflexiones que creías fruto de tu personalidad, pero esa personalidad no es tuya, es una copia en su mayor parte de la personalidad dominante de tu madre y algo de tu padre ausente.

Marcado a fuego en tu inconsciente todos tus estados de ánimo depresivos, tus pensamientos angustiosos y tus neurosis; no son tuyas, ya existían en tu madre, y por ósmosis las adoptaste. Así nunca podrás ser feliz, si es que eso existe. Buscas algo tuyo y sólo encuentras vacío,y oscuridad. Sin embargo alguna vez te has liberado, has descansado, has sentido felicidad. Pero no en tu mente, tu mente no es tuya, nunca lo ha sido y nunca lo será. Entiendes cuando en el zen te decían que el ego está loco. Tu también estás loca, tu mente neurótica está loca, heredada de tus padres y modelada por por una sociedad neurótica.

No eres responsable de tu dolor, no eres responsable del dolor que causas, tus actos no son propios, son miméticos de otros que ni siquiera conociste. Por eso son útiles las regresiones, la bioneuromoción, las constelaciones, siempre que se hagan bien claro está, porque somos meros actores actuando en la tragedia de la vida.

Pero vuelves a ti, y ese vacío existencial tan profundo que encuentras, esa oscuridad que lo impregna todo, tampoco son tuyas, también son aprendidas, adquiridas. Tu traías el impulso de amar y buscar la felicidad y ese impulso está en ti, en algún lugar, tan sólo lo olvidaste o te obligaron a olvidarlo. Lo único realmente tuyo es amar, no hay nada más, incluyendo amar tu mente neurótica y tu torturado cuerpo. Y a los que te modelaron.















lunes, 27 de junio de 2016

La necesidad de que nuestra vida sea especial

La patológica necesidad de que nuestra vida sea especial, de que cada cosa que nos sucede tenga algún sentido sólo obedece a nuestra abismal carencia afectiva. La carencia afectiva que todas almacenamos en nuestro interior nos lleva a anhelar que nuestra vida tenga un sentido especial que justifique nuestra existencia, necesitamos como el respirar sentirnos únicas e importantes, sin darnos cuenta de que ya somos únicas e importantes.

Todas somos especiales, todas somos importantes porque realmente lo único importante en tu vida eres tu, ser tu misma, realizarte; y no se trata de egoísmo sino de amor propio.

Pero no lo encontrarás en el reconocimiento o la atención de los demás, en que te suceden cosas espectaculares o vibrantes, en que te quieran o deseen los demás. Eso solo te encadena al sufrimiento de tu carencia afectiva, que siempre necesitará más, pues no tiene fondo y no se puede saciar.

La única persona del mundo que puede amarte eres tu, la única que puede calmar tu desasosegante carencia afectiva eres tu; lo demás es perseguir ilusiones, vagos espejismos que siempre te conducirán al sufrimiento.












jueves, 5 de mayo de 2016

Realmente estás loca

Te despiertas y lloras, estás despierta pero no puedes abandonar el sueño, no puedes abandonar su realidad ni las emociones que han brotado.

Estabas loca y no lo sabías, actuabas como si tu realidad fuera la verdadera... pero estabas loca y nadie te lo decía. Y todos los que estaban a tu alrededor sufrían a causa de tu locura, sobre todo los que cuidaban de ti... porque aunque no te lo decían estabas loca y necesitabas de los demás para sobrevivir. No entendías porque sufrían los demás. Tú sólo vivías tu locura, no conocías su realidad y ni siquiera te planteabas que pudiera existir otra realidad diferente a la tuya.

Seguías llorando porque estabas despierta pero sabías que estuviste dominado por la locura... o porque todavía lo estás.

¿Y sí estás loca y nadie te lo ha dicho? ¿Y si no te diste cuenta de tu estado mental presa de la locura?ajena a la verdadera realidad que los demás parecen compartir.

Te angustias y no  puedes dejar de llorar porque te resulta imposible determinar si estás cuerda o loca, y esa posibilidad te desarbola, te deja completamente huérfana de tus seguridades.

Seguramente estés loca... y nadie te lo dijo, era tan real el sueño, más real que la oscuridad artificial de la noche.

Si lo piensas, como sólo una loca lo pensaría, crees que lo que ves, lo que percibes, es la realidad y que esa realidad es común a todos los demás; crees que tu forma de ser es tuya y única, que tus creencias son las más adecuadas para desenvolverte en la vida, que tu vida la escogiste tú, que tus pensamientos son propios y que tu mente funciona libremente.

Estás loca si crees que algo de lo anterior es así, que tus ideas, tus pensamientos, tu forma de ver la vida, en definitiva que tu mente es tuya, cuando es resultado de una programación mental cultural, familiar y económica, que eres lo más parecido a un robot inteligente, condenada a repetir eternamente patrones kármicos, familiares y sociales.

Entonces dejas de llorar, porque era verdad, estabas loca y has empezado a bucear en tu locura, a reconocerla, a dejar de ser esclava de tu realidad y como toda buena loca en proceso de curación comienzas a dejar de serlo cuando te das cuenta de que lo eres.

martes, 3 de mayo de 2016

La vida es más fácil de lo que pensamos

La vida es más fácil de lo que pensamos, se trata sólo de quererse. Unas buenas dosis de amor propio y una pizca de sentido común nos harán más grata nuestra existencia.