Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

miércoles, 18 de marzo de 2015

El arte de sanar

Esta muy bien que tengan iniciativas, inquietudes pero sobre todo lo mejor es cuestionarlo todo, empezando por lo que yo digo y terminando por lo que creen cada uno de ustedes.
Las facultades psíquicas son un medio de autoconocimiento, son parte de nosotros, herramientas que tenemos a nuestra disposición para ayudarnos y ayudar a los demás.
Pero recuerden que no es más sabio el que más poderes tienes si no el que se conoce mejor a si mismo. Cuando sanamos a alguien, sea con la palabra, nuestros actos o la luz, estamos sanando algo de nosotros. Comprender esto es comprender el arte de sanar.








sábado, 7 de marzo de 2015

Sonreír a la vida



¿Qué es sonreír a la vida?

Sonreír a la vida es olvidar las cargas del pasado y las preocupaciones del futuro, es vivir centrado en el momento presente, ser sinceros con nosotros mismos, reconocer nuestras necesidades, nuestras pasiones y liberarnos de nuestros deseos, pensamientos y creencias heredadas y a todas luces irracionales.
Es algo que podemos observar en los niños de meses, una voluntad que sólo busca conocer, amar y sentir placer, que no busca comprender las motivaciones de su actos ni las de los actos de los demás, que tan sólo se esfuerza en una tarea titánica por vivir y experimentar; sin lenguaje sin ego; su voluntad no divaga entre los eternos vericuetos de la mente, sino a través de la simpleza del ahora, pequeñas antorchas de luz que intentan alumbrar nuestro camino.
Como dice Krishnamurti: “Hay una felicidad que no proviene de la satisfacción, del placer, de que las cosas nos salgan bien, sino que proviene de nuestro interior; una sensación de plenitud y dicha que solo proviene de sentirnos y olvidarnos de nosotros mismos. Al igual que hay un desencanto que es el que nos impulsa a buscar esa felicidad y que no puede ser cubierto con ninguna satisfacción”. Pero eso no quita que no podamos disfrutar de las satisfacciones y del placer, pero no olvidemos que son la otra cara de la decepción y del dolor, y siempre van juntos.

¿Qué nos aparta de poder sonreír a la vida?

·        Programación biológica: Nacemos luchando, aprendemos que tenemos que luchar y toda nuestra vida se convierte en una lucha constante, la necesidad biológica de sobrevivir nos encadena a una constante superación de obstáculos, de físicos a emocionales.
·        Educación neurótica: La educación en el dolor y el sufrimiento y en objetivos erróneos, en obtener la felicidad a través de posesiones materiales, pareja, familia, amistades, etc.  Las creencias irracionales, las cosas tienen que ser como pienso que son, la vida tiene que adaptarse a mi forma de verla, es injusto que no se cumplan mis deseos y expectativas, los demás piensan igual que yo, el error de creer que puedo perdonar y aceptar, que existe el bien y el mal, que querer es amar. El camino de la aceptación o del perdón es un error porque presuponemos que hay una voluntad en nosotros que puede erigirse en juez de lo que nos sucede; en el momento que enjuiciamos, analizamos, establecemos categorías de lo que está bien o está mal, de lo que nos apetece o nos desagrada y ya nos estamos separando de la plenitud. La inutilidad del sufrimiento como vía de superación. Ideales de justicia y amor basados en nuestra compresión neurótica de la realidad.
·        La nueva espiritualidad y su generalización inconsciente como la lucha contra nuestro ego, que no deja de enmascarar la lucha contra nosotros mismos, el negar nuestra naturaleza divina, como objetivo de control social y familiar a través del fomento de la autoculpabilidad y que no deja de ser una expresión de la insondable carencia afectiva que cada uno alberga en su interior y que intentamos justificar en nuestra escasa valía o dignidad, para mayor regocijo de las interpretaciones neuróticas de las iglesias en general. AutoJustificación del sufrimiento diciendo que son aprendizajes. El negar las pasiones. El fortalecimiento del juez interior, de nuestra mente analítica a través del fomento del análisis constante de nuestros comportamientos, de la búsqueda constante del porqué de lo que nos sucede, pensamos y sentimos.
·        Percepción errónea de la realidad: creemos que la realidad es como la percibimos y que además los demás la perciben de la misma manera que nosotros, cuando en realidad cada uno de nosotros la percibe de una manera diferente con una apariencia de similitud con la percepción de los demás. Es como si estuviéramos en una habitación con muchas personas y cada una habla un idioma diferente y sólo tenemos unas palabras básicas en común.

¿Cómo podemos sonreír a la vida?

Centrarnos en nuestras necesidades reales y no en necesidades ideales o ficticias, en abandonar la batalla entre nuestro ego, nuestra personalidad, si es que existe algo parecido y nuestro espíritu y nuestro cuerpo.
Honestidad y sinceridad. Liberar la mente de prejuicios, no reprimirlos ni negarlos si no vivir con ellos, reconocerlos. Abrir nuestra mente a sus pulsiones, dejar de reprimir nuestro inconsciente y ser sinceros con nosotros mismos. Adoptar una actitud de sinceridad, humildad y desapego. Dejando que nuestras obsesiones se disuelvan en la distancia, liberándose de la dictadura de nuestros condicionantes inconscientes. El camino es dejar de hacer, el Wu Wei taoísta, de correr tras ilusiones imaginarias, de luchar contra nuestros impulsos y miedos y la forma de practicarlo es observar todo lo que ocurre dentro y fuera de nosotros, pues todo es lo mismo, lo que ocurre en nuestra vida y lo que está en nuestra mente.
Meditaciones, terapias, disciplinas espirituales, etc. nos sirven de ayuda, son medios y fines en sí mismo pero sin olvidar que al final la única práctica liberadora que puede convertir nuestra vida en una dicha es nuestra práctica personal, nuestra actitud abierta a percibir la auténtica realidad y nuestra intención constante en cuestionarlo todo, empezando por nuestras creencias y pensamientos.
Reconocer el carácter divino del cuerpo: Vivimos en un permanente conflicto con nuestro cuerpo fruto de nuestra cultura judeocristiana, disminuir la intensidad de ese conflicto es fundamental para acercarnos al tan necesario equilibrio cuerpo, mente y espíritu. Nuestro cuerpo necesita afecto, contacto con otros cuerpos, sentirse respetado y cuidado, salir de nuestra mente y sentirlo, reconocer su carácter divino y su importancia en nuestro devenir al mismo nivel que nuestra mente o nuestro espíritu, poder expresar su sexualidad y vivir el sexo de forma liberadora abandonando nuestras represiones socioculturales. Hacer ejercicio físico, caminar por la naturaleza, tocar y acariciar a nuestros seres queridos, permitirnos descansar, respetar la necesidad de dormir, de alimentarnos, de disfrutar de nuestro cuerpo, son algunas de las formas de cambiar nuestra actitud hacia nosotros mismos y nuestras necesidades.

Herramientas que nos ayudan a sonreír:

·           Contemplar: no sólo contemplar como la práctica meditativa de dejar pasar los pensamientos sin concentrarnos en nada concreto si no también entendida como el no hacer, es decir la actitud de observar nuestros comportamientos, reacciones, emociones en la vida cotidiana; dejar de correr tras nuestros impulsos, deseos, pasiones, etc. y aprender a distanciarnos de ellos. “Sólo la mente quieta y silenciosa conocerá el amor, y ese estado de quietud y silencio no es cosa que pueda cultivarse." Krishnamurti.
·           Sanar aquellas heridas que son tan profundas que llegan a desbordar nuestra voluntad, sin caer en la dependencia de terapias o tratamientos. A veces un trauma inconsciente o bloqueo emocional puede ser tan profundo que sin ayuda externa no podremos enfrentarnos a él. Para ello tenemos infinidad de terapias siendo recomendables aquellas de cariz más liberador.
·           Trabajar nuestra energía: Somos energía, tanto a nivel físico, mental como espiritual. El trabajo de nuestra energía, tanto por nosotros mismos como por otras personas, es la forma más efectiva y respetuosa de transformar nuestra realidad. Aprender a sentir tu propia luz es un ejercicio sencillo pero muy potente que nos permite conectar con nuestra divinidad y elevar nuestra vibración con todos los beneficios inherentes.

Experimentarás el amor cuando abandones tu visión dualista de la vida. Sólo podrás sentir el amor brillando en tu interior cuando dejes de:
·           Escoger lo que te gusta y rechazar lo que te disgusta...
·           Perseguir lo que deseas y huir de lo que temes...
·           Abrazar el placer y apartarte del dolor...
·           Creer que existe un tú y un otro...
·           Actuar como si todos pensaran igual que tú y que tu forma de ver la realidad es la correcta...
·           Vivir en la fantasía de que existe el bien y el mal...

Si abandonas tu creencia dualista de que:
·        Tu cuerpo está separado de tu espíritu...
·        Tu mente está separada de tu cuerpo...
·        Tu espíritu está atrapado por tu cuerpo y tu mente...
Podrás sentir el AMOR en ti, una experiencia que transciende tus opiniones, tus deseos, tus preferencias y las relaciones de afecto fruto de nuestros necesarios apegos, familiares y sociales. Una experiencia de fraternidad y libertad que te llenará de gozo y plenitud sin la necesidad de obtener nada.