Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

jueves, 30 de abril de 2015

Los mercaderes del templo



“La Pascua de los judíos estaba próxima, y Jesús subió a Jerusalén. En el Templo encontró a los mercaderes de bueyes, de ovejas y de palomas, y a los cambistas sentados (a sus mesas). Y haciendo un azote de cuerdas, arrojó del Templo a todos, con las ovejas y los bueyes; desparramó las monedas de los cambistas y volcó sus mesas. Y a los vendedores de palomas les dijo: "Quitad esto de aquí; no hagáis de la casa de mi Padre un mercado". Y sus discípulos se acordaron de que está escrito: "El celo de tu Casa me devora". Entonces los judíos le dijeron: "¿Qué señal nos muestras, ya que haces estas cosas?" Jesús les respondió: "Destruid este Templo, y en tres días Yo lo volveré a levantar". Replicáronle los judíos: "Se han empleado cuarenta y seis años en edificar este Templo, ¿y Tú, en tres días lo volverás a levantar?" Pero Él hablaba del Templo de su cuerpo.
Evangelio según San Juan, capítulo 2, versículos del 13 al 25.

El templo está rodeado de mercaderes nos ofrecen sus mercancías a cual más atractiva, nos distraen y son una adecuada barrera que nos permite evitar penetrar en el interior del templo, en un interior donde no hay nada, sólo el vacío entre las columnas y las bóvedas que rodean el silencio. Allí mora la verdad, la cruda verdad que nos negamos a contemplar.
Nos refugiamos en las baratijas, en los amuletos, las recetas de bienestar, los cursos de crecimiento personal, los libros, los retiros, las terapias del momento, para evitar adentrarnos en nuestro interior y descubrirnos a nosotros mismos. En la soledad del templo no hay mentiras, en sus pórticos y escalinatas parece rebosar la vida.
Más en el camino hacia el interior la soberbia no es una puerta sino una muralla; la soberbia de creer que estamos en la razón, de que hemos alcanzado la verdad. La razón siempre es fruto de la podredumbre de nuestra mente y la verdad el espejismo de nuestras frustraciones. Sólo el vacío de creencias y expectativas nos permite recorrer las soledades del templo y contemplar sin aspavientos la verdad de la existencia humana, más en el momento que creemos aprehenderla se nos escapa sin remisión.

“Después de haber estudiado solamente con mi maestro Nyojo y después de haber comprendido plenamente que los ojos están horizontales y la nariz vertical, vuelvo a mi casa con las manos vacías. Una mañana tras otra, el sol sale por el este; noche tras noche, la luna se pone por el oeste. Las nubes desaparecen y las montañas manifiestan su realidad; la lluvia cesa de caer y las Cuatro Montañas (el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte) se alisan”.
Eihei Koroku del maestro Dogen, S. XIII.
Extraído de Zen y Autocontrol de Taisen Deshimaru, editorial Kairós.










miércoles, 15 de abril de 2015

Escuela de Médiums presencial


Esta escuela es un paso más en mi labor de asesorar y de transmitir mis conocimientos espirituales y esotéricos. El objetivo de la misma es dar una cobertura más próxima y profesional a todas las personas que sienten que hay una realidad más amplia de la que nos admitimos a reconocer y desean aprender a usar sus facultades para que de ser un problema se transformen en una oportunidad de crecimiento personal y de llenar su vida de luz y amor.
En la escuela tendrás la oportunidad de aprender a entender tus facultades y las experiencias que tienes, a protegerte de las molestias causadas por los espíritus, a conectarte a la luz y a tus guías, a ayudar a otras personas y/o espíritus de forma segura y a desarrollarte en la luz y el amor mejorando tu vida. Además de contar con mi asesoramiento podrás compartir con otras personas en tu misma situación. Así mismo mientras estés asistiendo a la Escuela tendrás asesoramiento personal y espiritual a través de mail y chat de Facebook, meditaciones en audio exclusivas y recibirás por mail las novedades y actualizaciones del blog.
Luz del Viento
Lo que no podrás aprender en esta escuela es a hablar con espíritus, a dejar que se manifiestan a través de ti, a realizar conjuros o rituales con la intención de beneficiarte o de conseguir objetivos egoístas, a jugar con el más allá mediante la ouija, la escritura automática, etc. Pues todo eso te perjudica aunque pienses lo contrario y porque ser médium no es una aventura, ni una oportunidad de colmar nuestras ansias de tener éxito o ser admirados, ni tampoco un arma para conseguir nuestros deseos, ni tampoco un castigo; si no una oportunidad de desarrollarnos plenamente como personas y alcanzar una vida plena y satisfactoria.
Nos reuniremos una vez al mes.
El manual de referencia es mi libro: En la Laguna Estigia. Guía para un médium del S. XXI, así como mi blog “Más allá del Más allá.”



jueves, 9 de abril de 2015

Reencarnarse o morir

Comparto con vosotras una experiencia de una compañera de la Escuela de médiums que me parece muy ilustrativa y que puede aclarar muchas ideas erroneas sobre la reencarnación:

"Alguien en sueños me dijo: -Grecia ¿Qué haces?
-Duermo ¿por?

-Sabes que solo tienes una vida
- Si, pero está la reencarnación
-Si, existe la reencarnación pero cada vida es única, iniguable y no se repite, y aun que recordaras tu vida pasada, no será lo mismo. Ya no vivirás con tu misma familia, no tendras a tus mismos amigos, no conocerás lo que has conocido, no serás tú, en la otra vida. Dejarás de exisistir, vivirás en otro tiempo, en otra epoca. Las personas que amas y que odias dejarán de exstir.
-hmmm
-Se que no te da miedo morir.
- No, no me da miedo... además después me preocuparé en hacer algo bueno
-Talvez no existe un después... lo hermoso de la vida, no sólo es como vivirla, si no la forma de morir y ser recordado."


 Realmente es así pensamos en la reencarnación como una prolongación de la individualidad, eso es fruto de nuestro egoismo, incluso creemos que nuestro espíritu se transmite individualmente entre diferentes vidas, esto no es así, es nuestro deseo de permanencia lo que nos hace pensar eso. En cada vida somos únicos pues somos el resultado de un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, no la manifestación de un espíritu através de un cuerpo y una mente. Esto es importante pq sólo tenemos una vida, la nuestra, después algo que conforma nuestra personalidad quizá tenga otras existencias pero nosotros no podremos vivirlas.