Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

miércoles, 29 de junio de 2011

Como sentir tu propia luz: Meditación espiritual

Todas las personas que se ponen en contacto conmigo a través del blog me preguntan como protegerse de las "molestias" de los espíritus y/o de como contactar con sus guías; yo les remito a dos entradas donde explico un poco el tema "Protección para médiums. La importancia de sentir tu propia luz" y "La Santisima Trinidad: La protección ¿Definitiva?".

Sin entrar en explicar de nuevo lo mismo voy a transcribir un ejercicio de meditación para sentir tu propia luz como si te lo estuviera haciendo en este momento, con la idea de que si alguien quiere grabarselo y ponerselo después, y para que quede más claro si queréis memorizarlo; también por si alguien quiere plagiarlo y cobrar por él, en fin dejemoslo estar.

¿Por qué es importante sentir nuestra propia luz?, porque es la única verdadera guía y protección que puede hacer que nuestra vida se encamine por la senda justa y la única manera de liberarnos definitivamente de todo lo que nos impide nuestro desarrollo. Por supuesto esto no ocurre en un día, es un trabajo perseverante. Más información: EN LA LAGUNA ESTIGIA. GUÍA PARA UN MÉDIUM DEL SIGLO XXI

Comecemos con la meditación: Es importante buscar un lugar tranquilo, donde no nos molesten ni estemos escuchando ruidos persistentes del exterior, por supuesto no es necesaria la celda de un monasterio. Podemos tumbarnos o sentarnos, dependerá de nuestra capacidad de relajación: Los ansiosos que se acuesten, los dormilones que se sienten. Escojamos sentarnos o acostarnos el lugar debe ser comodo pues estaremos por lo menos media hora en la misma postura, algunos estarán hasta de una hora dependiendo de la profundidad de la experiencia. Ah y los que se duerman estarán incluso más tiempo asi que ojo si necesitáis una mantita (En invierno claro está porque lo que es ahora)

Ayuda encender una vela preferiblemente blanca o morada oscura, incienso y pedir al cielo que nos ayude a relajarnos, sentir nuestra propia luz y que nos proteja durante toda la meditación. En esencia esa es la petición después podéis darle la forma que queráis, siempre respetando ese fondo.


Comienzo a hablarte: (La meditación)

En primer lugar ponte comoda, si necesitas moverte para sentirte más comoda no dudes en hacerlo...

En este ejercicio vamos a relajar cuerpo y mente, para ello quiero que empizes a observar tu respiración... a sentir como el aire entra y sale de tus pulmones...

Observa simplemente tu respiración sin dirijirla, sin forzarla, que suceda de forma espontanea...

Siente el aire que entrá en ti, como se expande tu pecho... el aire que expulsas... ese incesamente moviemiento... entra el aire en ti... sale.

Deja que poco a poco la respiración sea cada vez más profunda, que tu vientre se vaya llenando de aire un poco más con cada inspiración... pero sin forzar, naturalmente, con mucha suavidad..

Muy bien... Ahora cada vez que tomas aire quiero que sientas como una energía fresca, blanca y radiante entra en ti y cada vez que expulsas el aire tu energía gastada, envejecida sale de ti...

Tomas aire una nueva energía luminosa entre en ti... expulsas el aire tu energía vieja, oscura te abandona...

Con cada nueva inspiración esa energía blanca, luminosa se expande por todo tu cuerpo como una onda de relajación que llega hasta la última de tus celulas... Con la expiración la energía gastada sale de ti llevandose las molestias, las preocupaciones, todo lo negativo...

Tomas aire y una onda de relajación se expande por todo tu ser... expulsas el aire y todas las molestias y preocupaciones te abandonan...

Vamos a ir a un nivel de relajación más profundo y para ello vamos a empezar a relajar tu cuerpo físico empezando por tu cabeza...

Primero quiero que dejes tu lengua completamente floja y relajada, que apenas toque los dientes...

Deja tu mandibula floja y relajada, deja que los musculos y nervios de tu mandíbula se queden flojos y relajados, cuida que los dientes no esteén apretados. Relájate...

Ahora tus parpados. Deja los músculos y nervios de tus parapados flojos y relajados. Tus parpados pesan cada vez más y ya no tienes ganas de abrirlos...

Ahora tus labios. Deja los músculos y nervios de tus labios relajados. Relájate suavemente...

Ahora los musculos de tus mejillas, de cada mejilla. Dejalos relajados. Relájate y aflójate...

Ahora los musculos de tu frente. Deja los músculos de tu frente relajados y aflojate...

Ahora los músculos de tu cuero cabelludo, la parte superior y posterior de tu cabeza. Relaja esos musculos. Relájate...

Ahora los músculos de tu cuello y tus cervicales. Deja los musculos de tu cuello y los musculos que controlan tus cervicales completamente relajados... Relájate...

Y ahora que tu cabeza esta relajada, con los musculos y nervios de tu cabeza muy relajados. Deja que esa relajación fluya hacia el interior de tu cerebro, dejala que profundice hacia adentro. Déjala fluir en tu cerebro. Déjala profundizar fácilmente y en calma, hasta que la totalidad de tu cabeza se sienta más y más relajada. Más y más relajada...

Ahora que tu cerebro siente y entiende esta relajación deja fluir desde el cerebro esta calma, déjala fluir desde el cerebro hacia cada parte de tu cuerpo físico. Empezando por la punta de los pies, deja la relajación fluir hacia las puntas de los pies, hacia los pies, hacia tus piernas, hacia tus caderas, hacia la toda la parte inferior de tu cuerpo...

Ahora la parte superior de tu cuerpo, déjala fluir la relajación hacia los dedos de las manos, hacia las manos, hacia tus brazos, hacia los hombros, hacia toda la parte superior de tu cuerpo...

Y ahora que empiezas a sentir tu cuerpo completamene relajado y comienzas a sentir una gran sensación de bienestar, cualquier ruido o distracción del exterior te va a ayudar a seguir profundizando en este estado de gran relajación y bienestar.

En este estado quiere que te imagines o sientas un ahermosa luz blanca que desciende del universo entra por la parte superior de tu cabeza (Chakra coronario), ilumina tu cerebro y desciende por tu medula espinal y sale por tu plexo solar, la zona justo por encima de tu ombligo. Esa hermosa luz blanca que entra en ti y te recorre te protegerá de todo tipo de influencias negativas externas durante toda esta sesión y además te ayudará a profundizar en tu relajación. Deja que la luz siga fluyendo de arriba a abajo, como una onda luminosa que toca todas las fibras y organos de tu cuerpo con paz, amor y poder curativo...

(Pausa)

Ahora voy a contar regresivamente del 10 al 1 y con cada numero profundizarás aun más en tu relajación y descenderas un poco más en tu interior, sin que pierdas en ningún momento la consciencia de donde estás ni de lo que estás haciendo ni nadie podrá obligarte a hacer nada que tu no quieras (Esta última frase la incluyo por si la relajación os la está ahciendo otra persona).

10... 9...8... Desciendes más y más a cada numero...

7... 6... 5 Estás más y más tranquila y relajada...

4... 3... Estas muy calmada y serena...

2... Ya casi has llegado...

1... Muy bien... Estás en un estado muy profundo de relajación y concentración, en que tu mente está muy serena y tu cuerpo completamente relajado, notas tu cuerpo muy pesado y apenas tienes ganas de moverte, pero a la vez te sientes muy ligera...

En este estado tan agradable y en el que sientes un gran bienestar, quiero que te concentres en el interior de tu pecho... Alli dentro está tu luz, puedes sentirla como una sensación de paz, de bienestar, de amor, de alegria, de calma o verla como una llama, como una imagen benefactora... Búscala en el interior de tu pecho... y cuando la encuentres conecta con ella, siente que sensación te transmite, vinculate a ella...

Una vez que has encontrado tu prpia luz, ahora quiero que la dejes crecer, que dejes que se expanda hasta llenar el resto de tu pecho...

¿Como te sientes?... Ahora que tu pecho está lleno de tu propia luz, deja que tu luz se extienda al resto de tu cuerpo, hasta la última celula de tu ser... Llenate por completo con tu propia luz...

(Pausa)

Muy bien ahora para terminar quiero que dejes que tu propia luz salga de ti y te envuelva formando una burbuja de protección a tu alrededor...

Quiero que recuerdes en cualquier momento puedes repetir este ejercicio, sintiendo tu luz, protegiendote con ella de cualquier molestia externa que puedas experimentar, de las emociones negativas de otras personas e incluso de las tuyas propias. Cada vez que lo hagas pon la intención de estar el resto del tiempo conectada con tu luz y enfocada a la misma...

Disfruta de la sensación...

(Ahora los que no se hayan aburrido, dormido, o no conectado con su luz, pueden continuar el ejercicio conectando con su/s guías eso está detallada en esta entrada: "COMO SENTIR TU PROPIA LUZ II: COMO CONTACTAR CON TU GUÍA", ni que decir tiene que si no has podido sentir tu luz no te recomiendo intentar conectar con tu guía pues puedes terminar conectando con el primero que pase por alli, lo cual no es muy recomendable.)

Para terminar el ejercicio vamos a volver al estado de conciencia normal, para ello contare de 1 a 5 y cuando llegue a 5 tu cuerpo habrá recuperado todo su tono muscular y tu mente estará completamente despierta y alerta, pero sin perder ni la paz, ni la calma, ni la relajación obtenida durante este ejercicio y recordarás todo lo que ha sucedido...

1... empiezas a volver al estado de conciencia normal...

2... Te sientes fresca, relajada, segura y llena de energía...

3... Tu cuerpo comienza a recuperar su tono muscular...

4... Sientes que los efectos positivos de este trabajo comienzan a manifestarse en ti

5... Tu mente está despierta y alerta y en pocos minutos habrás recuperado tu estado de conciencia normal... Puedes abrir los ojos, mover un poco las manos, los pies... el resto del cuerpo sin prisas, despacio...

(Fin del ejercicio)