Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

martes, 21 de diciembre de 2010

Locura de amor: A Cris musa de mi pasión


"El calor de tu cuerpo,
el tacto de tu piel,
el roce de tus labios,
la puerta del placer."

"Lagrimas en tus ojos,
olor a café.
Locura de amor"

"El paraíso en tu sonrisa,
frialdad del suelo.
Calor en el corazón."

"En un rincón de mi mente,
el reino de la locura,
mi corazón enloquece,
pasión desbordante.
¿Cuando estoy loco?
Al alejarme de ti,
o al amarte.
Es cordura sentir
que no puedo respirar sin ti,
y pensar que no se vivir así.
Nuestros cuerpos se funden,
corazones que se inflaman,
más mi mente se resiste,
quizás mi locura no tenga fin.
Solo sobre mi cojín,
frente a la pared,
mi locura cesa."

A Cris, motivo para vivir

viernes, 17 de diciembre de 2010

Un día cualquiera...

Jeréz 7:10 a.m. Abandono la ciudad, envuelto en una marea de luces de los coches que surcan la carretera en pos de su destino. La ola de frio hace que me duelan las manos al coger el volante. Una ligera retención al cruzar el puente Carranza, como siempre.

Cadíz 7:50 a.m. Recojo a mi hija mayor en su casa, se sienta junto a mi aterida de frio y muerta de sueño, apenas cruzamos palabras; últimamente la noto más distante. La dejo en la puerta del instituto. Un día como otro cualquiera sino fuera por...

El trabajo que hicimos la noche anterior. Nos armamos de valor y acometimos algo que teniamos pendiente hacía tiempo y no nos decidiamos a realizar. Procedimos a limpiar una casa que había recibido sucesivos trabajos de magia negra, no solo le habían enviado energía negativa sino que estaba llena de espíritus perdidos que habian sido fijados alli para que contribuyeran a crear mal rollo en sus habitantes. Además un poderoso espíritu oscuro estaba anclado a la casa.

Nuestra mayor sorpresa fue comprobar la reacción de todos esos espíritus, incluido el oscuro, que cansados de penar en esa casa, estaban ansiosos porque alguien les facilitara el camino a la luz donde debian estar, si esa persona no los hubiera atrapado para usarlos en sus trabajos de magia negra.

Conseguimos limpiar la casa con trabajo a pesar de la colaboración encontrada y de la ayuda de nuestros guías y de otros espíritus guardianes.

Ahora a esperar la reacción de la persona que ha realizado esos trabajos y se dedica profesionalmente a la magia negra... o quizás sea ella la que tiene que esperar nuestra reacción.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Embellecer el mundo

De adolescentes tenemos muchos sueños, incluso a veces grandes sueños. Fantaseamos sobre las cosas que haremos de mayores, los logros, metas que alcanzaremos, y pensamos que nos vamos a comer el mundo. Conforme nos hacemos adultos, por desgracia, la mayoria vamos olvidando esos sueños, esas ilusiones y las vamos sustituyendo por otras más convencionales o conformandonos con lo que el entorno social nos tolera.

Es un excelente ejercicio terapéutico recordar esos sueños, recordar como eramos de adolescentes, cuales erán nuestras esperanzas e ilusiones.

Durante estos últimos meses me he preguntado a menudo cuales erán mis sueños, mis deseos cuando era adolescente y los tenía tan olvidados que no podía recordarlos. Pero hace poco empece a acordarme de ellos, de como habia estado en un grupo ecologista, de cuando paralizamos las obras de Puerto Sherry, las manifestaciones en contra de la OTAN, de como quería crear un grupo para repoblar la sierra con arboles autoctonos y mi preocupación por tanta injusticia que había en el mundo que nunca he terminado de entender.

Y ahora observandolos desde la distancia me doy cuenta que todos tenían un denominador común embellecer el mundo, hacer de este mundo un lugar mejor para todos.

Tambien recuerdo mis ganas de viajar, de visitar lugares exóticos y remotos, y por supuesto los sueños de cualquier adolescentes con chicas, pero esto forma parte del necesario disfrute de la vida que nunca debemos olvidar.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La preferida del Califa

Soy la más bella del harén, la preferida del Califa, la envidia de todas las demás...

Un día descubro a un joven observandome a escondidas, es el hijo mayor; me visita a menudo. Nos enamoramos, intentamos mantenerlo en secreto pero pronto su padre nos descubre. A mi no me pasa nada pero a él lo encierra en las mazmorras de palacio, en la más profunda oscuridad, condenandolo a una muerte segura.

Consigo escabullirme del harén y desciendo a las mazmorras, convenzo a sus guardianes para que lo liberen, a cambio me entrego a ellos, desahogan sus mas bajos instintos con brutalidad...

Al poco el Califa descubre lo ocurrido, decapita a los guardianes y a mi me condena a recibir mil latigazos. El mismo aplica el castigo, el dolor es insoportable, me desmayo, pero a pesar de eso el latigo continua lacerando mi espalda, desahoga toda su rabia sobre mi... Cuando cesa exhausto, mi cuerpo ya no alberga vida.

La noticia de la ocurrido llega hasta mi amado, una noche se introduce en palacio y asesina a su padre y ocupa su puesto. Pero el dolor lo domina, pasa los días sumido en la melancolia desatendiendo el gobierno, poco a poco el reino se va resintiendo de su desidia, comienzan las intrigas...

Empiezo a visitarlo en sueños, poco a poco consigo que me escuche, le digo un nombre y una dirección.

Después de mucho pensarselo, se dirige de incognito a la medina, deambula por las callejuelas del zoco, hasta detenerse delante de una tienda, una mujer anciana vende hierbas y preparados, al verlo le hace pasar a la trastienda. Se sienta frente a él, y le hablo a través del cuerpo de la mujer, las lagrimas recorren las mejillas de ambos,; le hago saber que estoy bien y que no debe desatender los asuntos de palacio, que debe ser un gobernante honrado y justo.

Se aplica a los asuntos del reino con entera dedicación, anteponiendo el interés de su pueblo, morira de anciano como un venerado gobernante...

lunes, 22 de noviembre de 2010

El aviador

Me da miedo volar en avión, bueno en realidad como le decía a Cris este fin de semana en el ascensor de la torre Eiffel, me da miedo separarme del suelo por cualquier medio mecanico; en realidad la única forma que existe de separarnos del suelo, mientras no aprendamos a volar, cosa que creo que parece poco probable jajaja.

Bueno pues en serio me da miedo el avión, pero como no queda más remedio me aguanto. Durante los ocho meses que estuve iendo a Barcelona pues lo pase regular y decidí hacerme a mi mismo una regresión sobre ese tema y este es el resultado:

"Desde pequeño veo a los aeroplanos aterrizar y despeguar, son fragiles aparatos, inestables y muy sensibles al viento. Ayudo a mi padre en su trabajo en el aerodromo, me fascinan esos aparatos que se elevan en el aire y se pierden de mi mirada, deseo pilotar uno con todas mis fuerzas, pero el hijo de un simple empleado nunca podrá aspirar a pilotar uno, solo los ricos pueden darse ese capricho.

Cumplo 18 años, la fuerza aerea es una oportunidad para mí, solo gracias a mis conocimientos de mecanica y a mi experiencia en el aerodromo junto a mi padre se me permite entrar.

Después de un periodo de formación, en el que destaco, consigo volar. La movilización me sorprende, vientos de guerra recorren Europa. Me destinan a Francia.

Sobrevuelo las trincheras, lanzamos bombas de gas, a veces desciendo tanto que puedo ver a esos desgraciados retorcerse agonizando por los gases toxicos. Me apunte a la aviación para volar no para matar.

De vez en cuando hay encuentros con pilotos alemanes, nuestros fragiles aeroplanos estan muy expuestos al fuego enemigo, basta una rafaga de ametralladora para derribarnos. Disfruto en ese juego del gato y del ratón. Cuando alguien se situa en tu cola es muy difícil escapar, pero yo lo suelo hacer. Soy uno con el avión.

Todos conocen su avión rojo, no se esconde con colores de camuflaje, se exhibe conocedor de su leyenda. Cuando volvemos de una misión sobre los campos de batalla, nos sorprenden los pilotos alemanes, tengo un avión rojo en la cola, no puedo zafarme de él, las rafagas pasan a mi alrededor, mi avión comienza a echar humo, las balas me atraviesan, desciendo sin control; la campiña francesa es mi última visión antes de estrellarme..."

La verdad es que el miedo a volar no se me ha quitado, pero si se ha reducido, y tampoco me esperaba recordar una vida así, hay que tener en cuenta que para que el trabajo sea profundo es importante que te lo realize un terapeuta, para que limpie bien la vida. Las regresiones espontaneas ayudan a entender cosas pero siempre se quedan en un plano más superficial.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La puta

Esta vida la he recordado dos veces, la 1ª vez espontáneamente y la 2ª vez durante el curso de regresiones, ampliándola un poco, y con el tema de porque no me permitía ser querido o algo así.

" Mi madre ha muerto, somos muy pobres. Soy muy niña aún, no entiendo porque me ha abandonado, tengo varios hermanos, mi padre me lleva a una casa a servir, es casi una venta, no volveré a ver a mi familia nunca más. Limpio la casa y cuido de unos niños, solo un poco más pequeños que yo.

Pasan los años me convierto en una adolescente muy atractiva, sigo en la misma casa; una noche el señor se introduce en mi cama, me fuerza, aunque me da asco le dejo hacer. Las visitas nocturnas continúan, una noche la señora nos descubre. A la mañana siguiente me echa de la casa diciéndome que soy una puta, no entiendo nada, era él el que abusaba de mi.

Vago por las calles, tiempo después, al pasar por delante de un burdel me digo, "Que más da no soy una puta." y entro.

Al tiempo me veo alternando en el bar, todos quieren acostarse conmigo, soy la más bella del local, la barra la atiende un muchacho rubio, me cae bien pero nada más. Hay un grupo de hombres son muy desagradables y soeces, por suerte otro hombre me ofrece más dinero y les muestro mi desprecio, yo solo me acuesto con quien me apetece, les digo.

Ese hombre sale del cuarto y mientras me visto irrumpen el grupo de hombres que desprecié, se abalanzan sobre mi y me cubren la cara con la almohada para ahogar mis gritos, me violan salvajemente, me asfixio.

De pronto veo mi cuerpo y los hombres sujetándome y violandome todavía. Estoy confusa... al poco entiendo, la almohada de mi cara me ha producido la muerte por asfixia. Terminan y se van, ni siquiera se han dado cuenta de mi muerte.

Veo al chico de la barra, esta llorando junto a mi cuerpo, mientras me acaricia el cabello se culpa por no haberse dado cuenta, por no haberlo evitado. Me quería y se arrepiente de no habérmelo dicho...

No me había dado cuenta de sus sentimientos, no me consideraba merecedora de que alguien me quisiera. Asciendo hacia la luz."

lunes, 8 de noviembre de 2010

El ermitaño

Soy de una aldea de pescadores junto al mar de la china, juego con una niña, crecemos, me dedico a la pesca como todos, de jovenes nos hacemos novios, estamos enamorados.

Se prepara una invasión, barcos recorren la costa reclutando marineros a la fuerza, me llevan con ellos. Todo el horizonte está cubierto por barcos de guerra, las tropas son diezmadas en tierra. Algunas naves consiguen salvarse de la derrota.

Me liberan y puedo volver a mi aldea. Al llegar la veo sobre el acantilado que domina la aldea, como cada día otea el mar esperando mi incierta vuelta. Me dirijo allí y la sorprendo, presos de alegría nos abrazamos y bailamos al borde del acantilado. De pronto la tierra cede bajo sus pies, se me escapa de mis brazos y cae al abismo, intento agarrarla y pareciera que mis brazos se estiran en pos de ella, pero es inutil. Yace sin vida contra las rocas.

Estoy desolado, me culpan de su muerte, no creen que sea un accidente, me insultan. Hundido abandono la aldea, me dirijo al interior vagando por extensos bosques, durante meses me alimento de lo que encuentro.

Un día encuentro un ermitaño, vive en una oquedad en la roca, me acerco a él, permanece en silencio y no me habla, le pregunto si puedo quedarme con él. No responde.

Pasan los días, permanezco con él. Me permite aprender. Nos sentamos cara a la pared, hacemos ejercicios en pareja como de artes marciales, recogemos nuestro alimento del bosque, pero los campesinos que respetan al maestro tambien nos traen comida.

La pena desaparece, me siento bien, feliz. Una imagen se repite durante años, me veo observando la lluvia que chorrea sobre la roca como una cascada en entrada de la oquedad. Apenas tenemos sitio en su interior para resguardarnos del agua.

Un día unos jinetes se acercan, son guerreros vestidos como samurais, son arrogantes y prepotentes, debemos cuidarnos de ellos, después de un rato se marchan.

El maestro muere, entierro su cuerpo, durante horas contemplo su tumba, no siento pena, me enseño todo lo que sabia y yo le ofrecí mi respeto, y ahora continuo mostrandoselo.

Soy un anciano, camino por un poblado, me siento raro después de tantas decadas sin ver tanta gente. Me alojan en una casa noble, soy venerado. De pronto una chica muy angustiada se arrodilla ante mi y entre lagrimas me pide que la ayude. No quiere casarse con el hombre con el que han fijado su boda. Solo le digo que haga lo que le dicte su corazón.

Cuando le comunica su negativa a su pretendiente, samurai, este herido en su orgullo desenvaina su espada y le corta la cabeza. Preso de ira entra en mi habitación, me hiere de muerte en el vientre y a continuación me corta la cabeza de un tajo.

Veo mi cabeza rodar por el suelo, no entiendo que ha pasado, al rato veo toda la escena, me domina la culpa, esa chica ha muerto por mis palabras. Mientras asciendo a la luz estoy dominado por esa angustiosa culpa. Por fin descanso.

Echar el tarot

Ayer tarde estuve en una velada de tarot, un grupo de amigas bastante sensibles se reunen con relativa frecuencia para compartir inquietudes, alegrías y sin sabores, armadas con sus respectivas barajas de Tarot.

Barajas de todo tipo, de diferentes dibujos y tamaños, se convierten en excusa y centro de esas reuniones; durante las que se cimenta una amistad sincera y llena de camaradería entre las asistentes habituales.

He tenido la suerte de participar en esos encuentros llenos de magia y amistad, gracias a la invitación de mi actual pareja, cumpliendo lo que le dije cuando la conocí, que había venido a abrirme puertas, lo que no podía imaginar entonces es que la mayor puerta que iba a abrir era la de mi corazón.

La reunión de ayer fue de lo más gratificante, aunque termino un poco intespectivamente por un tema personal; y como siempre las risas iniciales se tornaron en seriedad, no exenta de alguna broma, cuando al igual que un grupo de tahures de un salon del oeste, alguien hace un envite y desenfundamos nuestras barajas, no con intención de jugar al poker, sino con la sana intención de ayudarnos los unos a los otros, iluminando un poco nuestras ilusiones.

Diferentes barajas, diferentes criterios de lectura, diferentes formas de colocar las cartas coexisten pero simpre con la intención de aportar, aprender y no competir, ni rivalizar.

Siempre me pregunto si al echar las cartas de una forma un poco desenfada no estaremos jugando con fuego, siempre preguntandonos sobre el futuro; sin embargo me parece una apreciación precipitada fruto del juego de la mente siempre dispuesta a emitir juicios de valor. Más cuando se advierte la buena voluntad de las tarotistas y la seriedad de sus tiradas, a pesar de que la mayoria se consideré aficionada.

Por mi parte, siguiendo la escuela de Jodorowsky, siempre intento centrar mis tiradas en el presente, que las cartas le hablen a esa persona desde el aquí y ahora, como un espejo que le permita comprenderse mejor y entender las circunstancias de su vida. Eso no significa que no crea conveniente hablar del futuro pues este no es más que una consecuencia de nuestro presente.

De todas formas siempre es importante ser conscientes de que anticipar el futuro siempre modifica este y que predecirlo a personas muy sugestionables puede convertir esa predicción en una orden incosciente, pero bueno eso ya es entrar en disquisiciones metafísicas...

viernes, 29 de octubre de 2010

¿Psicosis compartida?

Hoy, mi actual pareja y yo, hemos recibido un ataque a nivel astral o energético. Una persona nos ha enviado una enorme carga de energía negativa, con la idea de desestabilizarnos. Ambos estando separados, a la vez hemos empezado a sentirnos mal, ella con un gran cansancio y dolor de cabeza y yo con una gran ansiedad.

Cuando nos hemos juntado nos ha sorprendido que hubieramos empezado a sentirnos mal a la vez y que cada vez estabamos peor. Más cuando esta mañana he sentido que esa persona se había conectado a nosostros para perjudicarnos.

Hemos visto la necesidad de hacer algún trabajo energético/espiritual para protejernos y con la ayuda del cielo a través de los guías, hemos conseguido bloquear esa carga de negatividad y conectar con la persona que nos la enviaba, y la hemos convencido para que no pueda seguir usando sus facultades psíquicas contra otras personas.

Al poco ambos hemos empezado a mejorar y está mejoria se ha ido acrecentando con el paso del tiempo. Una nueva etapa de este camino que a veces parece tan retorcido pero que siempre resulta ser tan luminoso y lleno de amor.

No es la primera vez que hacemos algo así y me da la impresión que no será la última, pues espíritus oscuros los hay desencarnados, pero tambien encarnados y todos está muy necesitados de luz. Y sacarlos de su oscuridad a base de amor y comprensión es una experiencia muy gratificante y enriquecedora.

Aunque siempre queda la posibilidad, como me dice C... riendose, de que todo sea la consecuencia de una psicosis compartida, pues ella antes no hacia esas cosas hasta que me conoció y la volví loca, jajajaja.

Amor y paz en todos vuestros actos.

lunes, 18 de octubre de 2010

Días

Días, muchos días sin escribir. Aunque lo hago en el face, son solo breves comentarios, no escritos como los de este blog. En esta etapa de mi vida con la mente y el corazón turbados por los acontecimientos, quizás falta la claridad para escribir, para intentar transmitir.

Días en que la felicidad más absoluta se entremezclan con la desolación. El gozo de mi corazón por haber encontrado el amor, la pasión por amar a otra persona, mirarla a los ojos y fundirte en la inmensidad de su alma; se ve sacudido por el temblor del abismo que se abre en mi corazón cada vez que añoro a mis hijas, estrellas refulgentes en el cielo de mi corazón.

Días de felicidad, días de dolor, y en el fondo solo la vida en su máxima expresión. Con su alegria y su dolor, con su belleza y su fealdad, con su amor y su desamor, con su bondad y su maldad... Todas caras y cruces de la misma moneda, la vida.

Y nuestro único destino vivirla...

martes, 14 de septiembre de 2010

El solitario

Esta vida la recordé durante una regresión que me realizo Mariat, profesora del curso de Terapia Regresiva, ante el resto de alumnos del mismo. Preguntado por el tema que quería tratar le propongo mi tendencia a anteponer las necesidades de los demas a las mías, ella discrepa y me argumenta que esa es una buena actitud, a lo que yo le respondo que siempre que no termine anulando por completo las necesidades emocionales y espirituales de la persona. Finalmente accede aunque no convencida del todo.

"Vivo en una casa en el bosque, con mis padres y hermanos, soy adolescente. La mayor parte del tiempo la paso con mi madre recorriendo el bosque, conociendo sus secretos, me enseña el lenguaje de las plantas, de los animales, de las piedras; en cada momento se lo que ocurre en el bosque, donde encontrar el alimento, las plantas que curan, puedo palpar el estado de animo de cada ser, el estado de animo del bosque. Mi comunión con mi madre es total, no necesitamos hablar, solo con mirarnos y escasos gestos nos comunicamos.

Una noche en lo profundo del bosque escucho el ulular de un buho, comprendo, es el momento de partir, miro a mi madre y ella asiente, volvemos a la casa y al dia siguiente me marcho para siempre. Puedo sentir la tristeza de mi padre, le hubiera gustado que fuera cazador como él, mis hermanos más pequeños que yo, apenas se fijan en mi abstraidos en sus juegos.

Vago por el inmenso bosque durante un tiempo, unido a todo, no tengo problemas para mi sustento, no existe ni felicidad ni pena, ni preocupación, tan solo es fluir con el bosque, una pieza más del engranaje de la naturaleza. (Mariat me pregunta como es sentirse unido con todo, no puedo explicarlo con palabras, es una realidad no expresable).

Pasa el tiempo, habito en una cabaña, de un pueblo cercano viene cada cierto tiempo un hombre a recoger plantas y preparados medicinales, a cambio me entrega alimentos, envuelto en telas me trae algo que despierta en mi un gran interes, es un pan enorme, es mi único lujo en mi alimentación sobria a base de raices, frutos del bosque, plantas silvestres y hortalizas del pueblo.

A veces tomo unos hongos que recolecto, cuando lo hago abandono mi cuerpo y vuelo, me elevo hacia el cielo, junto a las estrellas, hasta que esos infinitos puntos de luz cobran vida y se mueven y se relacionan entre ellos, escucho sus conversaciones, contemplo como es su existencia. Un día me hablan, me dicen que tengo que abrirme a los demás, mezclarme con ellos.

Al día siguiente desciendo hacia el poblado, al llegar me dirijo a la plaza y me siento alli en el suelo, cubierto de andrajos. Algunos se acercan, comienzo a hablarles, me toman por loco, incluso algunos niños me tiran piedras, son estupidos e ignorantes no entienden el funcionamiento de la vida. Tras unas horas aparece el hombre que viene a visitarme a la cabaña, incredulo me pregunta que hago allí a la vez que se ocupa de que dejen de molestarme. No le contesto me levanto y vuelvo a mi lugar, al bosque.

Al tiempo aparece con otro hombre en mi cabaña, me dice que esta interesado en mis conocimientos de las plantas, viste de forma extraña, chaqueta negra con dos grandes tiras blancas bajo la garganta, pantalon negro hasta por debajo de las rodillas con calcetines blancos y zapatos tambien negros, luce un sombrero negro en forma de cono cortado con amplia ala redonda.

Le permito permanecer conmigo pues muestra verdadero interés y respeta mis conocimientos, lo apunta todo, pasea conmigo y le voy desvelando mis secretos. Un día le hablo de mis hongos, muestra un interés excesivo, no me gusta, insiste una y otra vez en conocer sus efectos, quiero experimentarlos el mismo; finalmente acepto.

Despues de tomarlo le hago que se tumbe en la mesa, observo; de pronto comienza a convulsionarse, algo va mal, son los mismos que tomo yo pero a él le provocan una mala reacción, contemplo su agonia en silencio. Me quedo allí contemplando su cadaver sobre la mesa, unos días después llega el hombre del poblado, y nos encuentra igual, el cadaver descomponiendose y yo observandolo sentado.

A los días vuelve con soldados, me llevan... Me balanceo, colgado del cuello, en la plaza del pueblo, mientras los aldeanos dan vitores. ( Empiezo a retorcerme en la camilla, a toser y no puedo hablar, Mariat, preocupada, me pregunta insistentemente que me pasa, a duras penas consigo decir que me ahorcan, me hace avanzar para que no reviva tan intensamente la agonia, al no haberseme roto el cuello, esta es bastante larga).

Abandono mi cuerpo y vuelo sobre los aldeanos, observo a esos ignorantes mientras me elevo hacia la luz. Descanso. (Al salir del trance tengo un intenso dolor de garganta y estoy afónico, alguien me da una pastilla para chupar y puedo empezar a hablar mejor).

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Sanación de casas y espacios físicos

He comenzado una nueva actividad consistente en la limpieza energética de casas, para ello utilizo la vibración de los cuencos tibetanos, luz divina y apoyo espiritual y emocional a la persona principal de la casa.

Normalmente en las casas se suelen acumular bolsas de energías negativas, producto de los malos rollos, los conflictos y las situaciones de mucho sufrimiento. Estos acúmulos de energía negativa perduran en el tiempo, además de ir creciendo conforme se vivencian nuevas situaciones conflictivas, y van cargando negativamente nuestras casas, influyendo en nuestro estado de animo y disminuyendo nuestra calidad de vida.

Además si la persona o personas que habitan en la casa son sensibles o tienen facultades psíquicas (médiums), lo que suele ser más frecuente de lo habitual, aparecerán en la casa espíritus errantes en busca de ayuda e incluso, en el peor de los casos, espíritus oscuros. Ambos parasitan la energia de las personas que viven en la casa y, en el caso de los oscuros, se esforzarán en fomentar discordias y ampliar los conflictos de las personas que alli residen.

La limpieza de las energías negativas y espíritus perdidos no suele presentar problemas, pero en el caso de espíritus que estén vinculados a algún residente es necesario que esa persona lo sane y lo envie a la luz, por lo que la limpieza se convierte también en uan formación de la persona para que en un futuro pueda ella desembarazarse de visitas no deseadas.

sábado, 21 de agosto de 2010

El sanador

Al norte de Nueva Francia... soy un joven clerigo en una aldea, apenas un diseminado de casas rodeadas de extensos bosques.

Ansioso ojeo un libro con grabados demoníacos... es un tratado de brujería. En las afueras del poblado vive una joven mulata que realiza prácticas prohibidas...

Le conmino a desechar sus prácticas; despectivamente me expulsa de su triste cabaña... Esa joven es tan hermosa que por un momento parece que me han hechizado sus ojos.

Convenzo a varios hombres del poblado para que me ayuden, pero cuando entramos en la cabaña se quedan petrificados, es como si los embrujara con su mirada. Mientras la increpo y le vuelvo a conminar para que abandone las artes de Satan, yo también comienzo a hechizarme con su mirada, me parece la criatura más hermosa sobre la tierra. Consigo reponerme y forcejeo con ella, amenazandola con detenerla si no cesa en sus prácticas. Con agilidad felina consigue zafarse y huye al bosque, a la profundidad del oscuro bosque.

La sigo buscando durante días pues me llegan noticias de que prosigue con sus malas artes, pero es en vano, conoce cada rincón del inmenso bosque y no encontramos ninguna pista.

Pero una noche se presenta de madrugada en mi casa, se introduce en mi dormitorio y se desnuda ante mi; su cuerpo propio de una escultura de la antigua grecia, su tono de piel casi ebano, sus ojos brillantes me cautivan y no puedo resistirme, mientras me besa y me acaricia se enciende en mi el fuego de una pasión no antes conocida. Hacemos el amor durante toda la noche y ella se regocija en hacerme participar de prácticas sexuales prohibidas, es como si mi sentido estuviera nublado y solo pudiera actuar bajo su dictado, bajo sus desesos.

Sus visitas nocturnas se suceden noche trás noche, mientras por el día me esfuerzo en atraparla para que reciba su castigo, durante la noche me dejo llevar por la locura de dejarme arrastrar por el deseo carnal más salvaje y me entrego a todas sus perversiones...

Comienzo a sentir como me vuelvo loco, siguiendo mi fe durante el día, y a la vez, abrazando la lujuria y la lascivia durante la noche. Antes de que la locura me domine parto a la ciudad y se lo cuento todo a mi superior... me ordena volver pero ahora acompañado de soldados y con una sentencia que cumplir, solo así podré liberarme.

Consiguo apresarla, y en plaza pública contemplo como su hermoso cuerpo es consumido por las llamas, mis lagrimas corren por mi cara como queriendo apagar el fuego que la consume.

La paz no llega... noches sin dormir, sin descanso, debatido entre el deber y mis sentimientos...

Una noche me visita en sueños, me tranquiliza, las visitas se suceden diariamente y comienza a enseñarme el arte de sanar con las manos. Practico con algunos enfermos del poblado.

Consigo serenarme y se despide de mi, siento que tengo que salir del poblado; abandono el ejercicio de mi ministerio y me dirijo a la ciudad, allí me instalo en un sotano y ayudo a los demas con mis manos. Comprendo que tengo que aprender, estudio anatomía, medicina, necesito entender el cuerpo humano y su funcionamiento.

Vivo solo en mi sotano, pasan los años y acuden cada vez más personas y de mas lejos, siempre hay personas esperando frente a mi casa a ser atendidos... mis manos es como si crecieran con el paso de los años.

Aunque despierto recelos, al usar solo las manos y no haber abandonado a la iglesia, nadie se mete conmigo, ya anciano muero en paz...

viernes, 6 de agosto de 2010

El Chamán

Escondido en la selva observo una playa, la vegetación llega hasta el mar, una pareja de jóvenes juegan, se bañan, hacen el amor en la orilla...

Llevo unos brazaletes de muchos colores y de una sola pieza que me cubren los antebrazos, y una especie de gorro o casco también multicolor. Mi rostro de expresión dura, como mi corazón que no conoce la compasión. Ella debe ser mía... está previsto por los dioses.

Vuelven separados al poblado para no despertar sospechas, sigo al joven, me abalanzo sobre él y con una piedra le aplasto el cráneo; su cuerpo lo lanzo a un barranco impenetrable.

Todos creen que ha sido un animal salvaje, ella llora durante meses. Cuando empieza a recuperarse la convierto en mi criada, después en mi ayudante, le enseño mi arte, a trabajar las plantas, prepararlas...

Un día partimos a las montañas deshabitadas, un viaje largo... Encuentro lo que buscaba, coloco el hongo sobre una piedra al sol, de un lugar en descomposición extraigo una larva, del tamaño de mi uña, la estrujo entre mi pulgar e indice, apenas unas gotas caen sobre el hongo, comienza a humear y cambiar de color, nos retiramos reverencialmente y esperamos en silencio durante horas a que termine de secarse, es el alucinógeno más potente que conozco.

Volvemos al poblado, dormimos en la selva donde podemos, una noche mientras duerme me acerco a ella y la poseo, no se resiste...

No tenemos hijos, no hay tiempo para eso...

Llega el día de mi muerte, ella es aun joven, puedo doblarle la edad, le pido que se acerque y tomándole el brazo, le confieso lo que hice. No dice nada y me ahoga con sus propias manos. Descanso. Ahora su corazón es tan duro como el mio.


Lo siento C..., esperaba otra cosa. No pedí verlo, se me mostró como tantas otras cosas.

martes, 3 de agosto de 2010

El francés

Lo primero que veo es una piedra junto a mi cara, estoy tumbado boca abajo en el suelo cuyas piedras arden, al igual que el sol en lo alto, antes de perder el conocimiento veo un hombre sobre un camello acercarse. ¿Como he llegado hasta aquí?...

Francia, periodo entre guerras. Soy un niño, mi madre está siempre trabajando para que yo pueda estudiar. Empiezo a sentir sobre mis hombros esa responsabilidad, la obligación de cumplir las expectativas de los demás.

Estoy en la universidad, estudio ingeniería, he conocido a una chica más joven que yo, adolescente, estamos enamorados. Hablo con su padre, es alguien en el pueblo, me dice que no se opone pero que no entregará a su hija a un cualquiera, nuevamente el peso abrumador de cumplir las expectativas de otro.

Examen de fin de carrera, todo depende de su resultado, al salir un compañero me habla de que el ejercito necesita ingenieros para África y te dan una obra sin necesidad de pasar por un largo periodo como ayudante. No me lo pienso dos veces, en cuanto tengo mi titulo me enrolo.

Mi novia antes de partir llora desconsoladamente, como si presintiera que es la última vez que me ve, no entiende que es la oportunidad de estar cuanto antes juntos.

Durante la travesía en barco solo encuentro consuelo, en contemplar el mar y mirar el camafeo con su foto, es tan hermosa, tan alegre, siempre radiante.

Argel me recibe; después de un agotador viaje en camión por pistas de montaña, llegamos a nuestro destino. Un pueblo junto a una barranquera, un cauce seco, como todo lo que nos rodea, donde he de dirigir la construcción de un puente, una mezcla de expectación y orgullo me invade.

Los días pasan entre dirigir la construcción y observar a la tropa, se comportan como bestias envueltas en brutalidad, me siento tan diferente, todo me resulta tan extraño, no tengo amigos...

Un día un nativo me muestra en secreto un pañuelo con monedas antiguas, consigo que me diga donde las encontró. Sin decir nada a nadie parto solo al desierto, mi coche se estropea en medio de la nada, camino durante horas hasta que el sol me derrota, antes de desvanecerme me parece ver en la lejanía como alguien se acerca...

Días después despierto, me encuentro bien, escucho voces de niños, aturdido aun descubro que estoy en una jaima, una familia tuareg me acoje en su seno y me cuidan. No entiendo su lengua ni ellos la mía, pero no es necesario, hay una muchacha de hermosos ojos que siempre me sonríe, siento que podría enamorarme de ella pero mi corazón ya tiene dueña.

Un día el hombre que me recogió me hace entender que es hora de irme, ya estoy repuesto;cabalgamos en su camello y le hago entender que quiero me lleve al coche, una vez allí rebusco el revolver que escondí y se lo entrego en señal de gratitud, sin mirarme a los ojos lo guarda y proseguimos, puedo sentir su desprecio, para él solo soy el invasor y solo la ley del desierto le obligo a no dejarme morir.

Cerca del pueblo me obliga a descabalgar y se va sin un gesto, como si yo no hubiera existido. Vuelta al trabajo en el puente, a la sensación de extrañeza, lejanía, que diferente con la familia tuareg que me sentía uno más del clan.

Explosiones me hacen saltar de la cama, se produce un ataque al amanecer, corro como un poseso hacía el puente, ni siquiera me preocupan las balas que silban a mi alrededor, al llegar las llamas devoran el andamiaje, casi sin poder respirar me resguardo tras un parapeto, los soldados cerca de mí se limitan a esconderse, su única preocupación es no recibir una bala de los rebeldes. Les increpo, les zarandeo no pueden dejar que destruyan mi puente, pero es en vano no me hacen caso...

Esa noche vago sin sentido por las callejuelas de la medina, me da igual todo, meses de trabajo para nada... En una casapuerta una bailarina con el rostro cubierto me hace señas, sus ojos son de una belleza cautivadora, me dejo llevar, hacemos el amor, pero justo en la explosión del orgasmo toma una daga y atraviesa con ella mi corazón; muero en el acto. Mi espíritu aturdido contempla mi cuerpo y a la chica rebuscando en mi ropa. Entiendo solo quería robarme.

En lugar de ir a la luz, me veo junto a mi amada que llora, intento acariciarle el rostro pero no puedo, me quedo junto a ella, no puedo abandonarla. A pesar de la insistencia de mi guía me niego a abandonarla de nuevo.

Pasa el tiempo, hay un hombre en su vida, niños. Aires de guerra recorren Europa, un día el hombre desaparece para no volver; yo permanezco con ella. Años duros de ocupación, trabajo, hambre, sola con los niños y yo intento reconfortarla con mi presencia.

Ya de anciana sentada en un porche y yo junto a ella, la visitan sus nietos, es feliz. Al poco muere tranquila, al verme sentimos una enorme alegría y nos encaminamos juntos hacía la luz.

Me pregunto que sentido tuvo esta vida con tantas resonancias con mi vida actual; la respuesta que recibo: "Una vida fallida para preparar una vida de éxito."

jueves, 1 de julio de 2010

¿Qué es meditar?

Meditar no es respirar, ni concentrarse en la respiración, ni en un objeto o una idea; ni tampoco mover el cuerpo de una determinada manera... Eso solo son entrenamientos de la mente que terminan fortaleciéndola.

Meditar es no estar en nada y a la vez estar en todo; dejar pasar pensamientos, emociones, sensaciones sin apegarse a ninguna pero siendo consciente de cada una de ellas, sin lucha, sin dejadez. Un estado de percepción alerta, de gran sensibilidad y extrema atención, que por desgracia es difícil de encontrar, aunque esté presente en todo ser humano. Es un estado similar al del gato que parece que no mira nada pero sin embargo está alerta a todo.

Si alguna vez puedes experimentar ese estado, entenderás que toda la vida es una meditación y que meditar es la única forma de vivir realmente la vida. Y sentirás el amor en ti, que no tiene nada que ver con la pasión y el enamoramiento, y que como dicen los taoistas es esa fuerza inconmensurable que da vida y entretiene al universo.

Más si alguna vez experimentas ese estado no te aferres a él ni intentes repetirlo, se te escurrirá como el agua entre los dedos y caerás en la frustración... por experiencia propia. Solo recuerda que es el estado natural de la mente, nada más.

Luz y claridad en vuestras vidas.

miércoles, 30 de junio de 2010

Historias de amor

Hace tiempo un amigo me contó dos historias sobre relaciones de pareja que me parecieron muy esclarecedoras y hoy sin saber porque las he recordado y por eso voy a compartirlas

La primera historia es la de una pareja normal con una vida corriente, en la cual la rutina había sustituido la pasión por el tedio y el aburrimiento. La mujer pensaba que su marido ya no le prestaba atención porque no sentía nada por ella, así que trazo un plan. Se compró una peluca, se puso lentillas de un color diferente al de sus ojos, se maquilló exageradamente y se vistió de forma totalmente opuesta a como lo solía hacer. Esperó a su marido a la salida de su trabajo y se las arregló para llamar su atención e iniciar una conversación... todo terminó en una tórrida velada de amor en un hotel durante la cual sintió una pasión que ya no recordaba haber experimentado alguna vez.

Se las arreglo para volver a casa antes que su marido y le esperó como si hubiera estado allí todo el tiempo. Pero no pudo conciliar el sueño en toda la noche pensando que su marido le había sido infiel. Con mucho trabajo se levantó al día siguiente y para su sorpresa encontró una nota de su marido en la mesita de noche que decía: "Cuando quieras lo repetimos"...

La segunda historia versa sobre una mujer que se sentía muy desdichada con la relación que mantenía con su marido, no encontraba nada en él que despertará amor en ella y el parecía que se limitaba a estar con ella por costumbre. Un día comenzó a frecuentar un bar cercano, donde empezo a conocer a otros hombres y a divertirse con ellos. Sin pensarselo dos veces decidió abandonar su casa, pero pronto empezó a tener problemas de dinero y comenzó a pedir dinero a los hombres con los que se acostaba, a duras penas conseguía sobrevivir de esa manera. Pasados unos meses su marido apareció por el bar que ella frecuentaba y le pidió que volviera a casa. Ella resignada aceptó.

La vida continuó igual, pasarón los años cuidandose el uno al otro aunque no estuvieran enamorados, en los momentos dificiles estuvieron el uno al lado del otro y cuando el primero murió el otro decidió que también era hora de morir.

Quienes somos nosotros para juzgar las relaciones de otras personas, quienes somos para calificar la calidad de una relación. Acaso nos creemos Dios...

viernes, 18 de junio de 2010

¿Como puede la mente ser libre? por Krishnamurti

Para ser libre, debe no sólo ver y comprender su balanceo pendular entre el pasado y el futuro, sino también estar alerta al intervalo entre pensamientos (...).

Si observan con suma atención, verán que si bien la respuesta -el movimiento del pensar- parece tan rápida. hay resquicios, intervalos entre pensamientos. Entre dos pensamientos existe un periodo de silencio que no está relacionado con el proceso del pensar. Si observan, verán que ese periodo de silencio, ese intervalo, no es del tiempo; y el descubrimiento de ese intervalo lo libera a uno de su condicionamiento; o mejor dicho, no lo libera "a uno", sino que hay liberación respecto al condicionamiento (...). Sólo cuando la mente no da continuidad al pensamiento, cuando está quieta con una quietud no inducida, o sea, sin causa alguna, sólo entonces podemos liberarnos del trasfondo.

El juez interior


Cada vez que analizamos, que criticamos, que juzgamos, fortalecemos el juez interior, esa parte de nosotros que nos encadena al sufrimiento y nos aleja de la plenitud, de la felicidad...



Cada vez que nuestro juez interior se empequeñece hasta desaparecer, brota en nuestro interior el amor, la compasión, la piedad hacia todas las existencias... incluido nosostros mismos.


En el momento en que hacemos un analisis anulamos nuestro hemisferio derecho, donde reside la compasión, el amor incondicional. Si veo a un mendigo que lleva meses sin lavarse y percibo su olor, automaticamente lo califico como horroroso, en ese momento dejo de verlo como un igual, aunque nos obligemos a hacerlo, será una obligación que entrará en conflicto con el desagrado que produce el olor. Sin embargo si soy capaz de transceder mi analisis de lo que es agradable o desagradable veré ante mi una persona y nada más. No analizar no significa no actuar, cuando conduces tienes que analizar la información que recibes, pero necesitas calificarla?. Si ves un coche en una rotonda solo necesitas saber que es un coche y si anda o se para, pero no necesitas saber su marca, ni si te gusta o no, todo eso es un desperdicio que nos separa de la acción justa. Es dificil de explicar porque a mi mismo me cuesta entenderlo.
 

lunes, 12 de abril de 2010

Tarde de Reiki

Esta tarde dando reiki en arucadiz, he recibido dos mensajes que me gustaría compartir:

"Dios siempre provee nuestras necesidades... si los hombres pudieran ver la manifestación de Dios en todas las cosas, a partir de ese momento no necesitarían nada."

"Los seres humanos no podemos percibir la verdadera realidad... despertar es percibir trazos de la misma y aceptarlos... aunque nos puedan parecer extraños."

viernes, 9 de abril de 2010

Le Diable

Últimamente he retomado el estudio del Tarot de Marsella, en concreto "La vía del Tarot" de Alejandro Jodorowsky, excelente tarólogo y maestro. La verdad que es un estudio apasionante que nos ayuda a comprendernos cada día un poco mejor... y por ende a aceptarnos en nuestras virtudes y nuestros defectos, para poder convertir nuestras virtudes en defectos y nuestros defectos en virtudes; única manera de trascenderlos y poder superar esa dualidad.

En las tiradas que me hago últimamente no deja de salirme la carta del Diablo; carta que he de reconocer me fascina pues representa las pasiones pero también la creatividad. El Diablo representa las fuerzas "ocultas" del inconsciente y nos recuerda la necesidad de traerlas a la superficie, de ir haciendo cada día más consciente nuestro inconsciente.

En palabras del propio Jodorowsky: "Si está dotado de varios ojos(...), es para ver mejor sus miedos de frente. (...) esta carta nos orienta hacia nuestra naturaleza profunda, nos incita a no enmascararla. La realización consiste en ser lo que se es. Eso supone reconocerse y conducir nuestros deseos."

Y para terminar una frase del maestro Deshimaru: "A grandes bonnos, grandes satoris", es decir "A grandes pasiones, grandes despertares."

Hay que vivir las pasiones para poder transcenderlas.

jueves, 8 de abril de 2010

Recuperar la Feminidad

Vivimos en una sociedad patriarcal donde los valores masculinos de acción, competición, rigidez, fuerza, etc, son glorificados e inculcados en nuestras mentes desde nuestro nacimiento. A su vez los valores femeninos de compasión, solidaridad, cooperación, no hacer, etc, son denostados y vilipendiados.

Desde nuestro nacimiento nuestra parte femenina es sometida a un proceso de castración familiar y cultural para reprimir la expresión de nuestras emociones, empatía, etc. Como resultado es muy raro encontrar personas, ya sean mujer u hombre, en las que su parte femenina no haya sido anulada total o parcialmente; ese también es mi caso.

Si queremos evolucionar, de verdad, como personas y como especie, debemos implicarnos en recuperar esos valores femeninos, en nosotros primero, y a nivel social después.

Un buen ejercicio puede ser prestar atención a los momentos en que somos bruscos en lugar de suaves, duros en lugar de blandos, inexpresivos en lugar de expresivos y empáticos; y preguntarnos porque hemos actuado de esa manera y como nos hubiera gustado actuar realmente. Y eso no solo con los demás sino, sobre todo, con nosotros mismos. Y empezar a mirar nuestro cuerpo, a escucharlo, a tocarlo, a sentir sus necesidades y a hacerle caso. Pues no olvidemos que nuestro cuerpo es la Casa-Dios y ya es sagrado en si mismo.

Amor y luz en vuestras vidas.

martes, 30 de marzo de 2010

Crecimiento ilimitado.

El máximo beneficio y el crecimiento ilimitado son dogmas y principios sagrados de la cultura occidental y de nuestro sistema económico. No voy a entrar en lo irracional y perjudicial de los mismos.

Como valores ampliamente aceptados han pasado a formar parte de nuestro acervo cultural y de ese ente abstracto que Jung denomino inconsciente colectivo. Como muy bien señala Stanislav Grof en las conclusiones de su excelente obra, "Psicología Transpersonal", estos principios nos siguen influyendo en nuestra busqueda del bienestar. Así nos encontramos en una búsqueda incesante de una mayor bienestar y de un cada vez más alto nivel de conciencia o desarrollo espiritual.

Perseguimos una quimera, influenciados por nuestra cultura, siempre intentando ir un poco más allá, sin dejar que nuestro ser asimile los logros obtenidos. Incluso el lenguaje me traiciona al intentar transmitir esta tesis, usando un término productivista como logros.

Siempre buscando encontrarnos mejor, ampliar nuestra conciencia, nos olvidamos de lo esencial, conectar con nuestro interior, permitirnos ser humanos, y por tanto falibles y dejar de buscar, porque mientras más perseguimos algo, más se nos escapa.

Eso no quita que no tengamos que superar o aprender para dejar de estar ancladas en nuestros traumas del pasado, pero aunque no nos encontremos del todo bien, debemos dejar actuar a nuestra sabiduría interior con su potencial de autocuración y dejar que se vayan produciendo los efectos de nuestros aprendizajes y maduren en nosotros, saliendo de esa espiral de búsqueda de la mejor terapia o la mejor práctica espiritual.

Paciencia y aceptación.

martes, 23 de marzo de 2010

La batalla

Nuestra vida es el campo de batalla donde se representa una lucha sin cuartel entre dos antagonistas aparentemente irreconciliables, nuestro ego y nuestra alma. Es una lucha devastadora para nosotros y para los que nos rodean. Muchos erróneamente creen que esa lucha solo puede acabar con la derrota total y absoluta del ego. Y ponen todos sus esfuerzos en negarse impulsos, pasiones, necesidades corporales, etc, en definitiva todo aquello que no huela a santidad o elevados principios morales. Esto es fomentado desde infinidad de iglesias, sectas y falsos gurus.

Con eso solo consiguen el efecto contrario, potenciar su ego. Solo de una tregua en esa batalla puede salir una paz verdadera, en la cual el ego como parte importante de nuestra personalidad tenga su lugar pero integrado en una unidad de cuerpo, mente y alma (eso si que es la santísima trinidad), que nos permita guiarnos por una voluntad superior. El ego es nuestra mejor herramienta, es lo que nos permite relacionarnos y sobrevivir en nuestro entorno. Todo irá bien mientras sea solo eso nuestra herramienta y no el que mande.

Amor y luz en vuestras vidas.

viernes, 19 de marzo de 2010

Espiritualidad... ¿Auténtica?

La espiritualidad está de moda; a todos, me incluyo yo, se nos llena la boca de bonitas palabras e intenciones, mensajes de amor, etc. Para a continuación seguir actuando bajo los impulsos de nuestro ego y sus limitaciones de la realidad.

Podríamos decir que es una espiritualidad intelectual que dice una cosa y después hace otra, y aunque es una fase por la que debemos pasar todos en nuestro camino, debemos ser conscientes de que hay una espiritualidad consciente, mucho más auténtica, en la cual nuestros actos, además de nuestras palabras, son la expresión de nuestra divinidad interior.

Y una sola guía , la luz que brilla en cada uno de nosotros, que no entiende de claroscuros...

En el zen se cuenta una historia que refleja muy bien esto: "Un maestro nombró varios cargos vacantes del monasterio, a su discípulo más aventajado le otorgo un cargo secundario; este indignado le pregunto que por qué lo humillaba de esa manera. El maestro, con lagrimas en los ojos, le contesto: Tienes una mayor comprensión del Dharma (Enseñanza) que yo, sin embargo reaccionas así, ¿Ahora a quien voy a nombrar como mi sucesor?."

Yo también tengo que aprender esto...


miércoles, 17 de febrero de 2010

Hacer daño

A lo largo de mi vida he hecho daño a otras personas...
En realidad todos hemos hecho daño fruto de nuestra ignorancia...
Por eso todas las personas que me han hecho daño merecen otra oportunidad, ya no solo de resarcir su daño, sino de acercarse a mi de nuevo sin hacerme daño...
Al igual que a mi me gustaría tener la oportunidad de resarcir el daño que les he infringido y acercarme a ellos de nuevo sin hacerles daño...
Pero esto solo puede ocurrir una vez aprendida la lección de esos errores cometidos...
Eso si que sería liberar Karma...

sábado, 13 de febrero de 2010

Nuestro camino

Bajo unas escaleras de piedra, el musgo y la humedad las tiñen de verde...
No estoy seguro de no resbalar y dudo, pero al final de la escalera, una luz deslumbrante se abre paso entre la oscuridad...
Una figura; se quien es. Una mujer me recibe, su rostro, aunque humano, es puntiagudo, con sus ojos a cada lado...
Me toma las manos, y despliega unas enormes alas de mariposa, llenas de colores. Me insinúa que abra mi cuerpo, y una falla vertical se abre en mi torso, su energía fluye hacía mi y comienza a inundarme... Enorme alegría, se me saltan las lagrimas...

Al rato se levanta y comienza andar de forma saltarina, aunque camino por un oscuro vacío insondable, me invita a seguirla... con cada paso crea una isla, que yo, no sin temor, uso para caminar...

Se detiene y sonriendo me indica el suelo y mis pies, en ese momento entiendo, doy un paso fuera de sus huellas y emergen las mismas islas bajo mis huellas... Comprendo el mensaje, nosotros hacemos nuestro propio camino, no podemos seguir un camino ya trazado; y andando hacía los lados, hacía atrás, también comprendo que aunque nos parezca que retrocedamos siempre avanzamos por nuestro camino. Nunca damos pasos atrás, siempre progresamos, por muchas revueltas que nos parezca que tiene nuestra vía. Esa es nuestra mente que siempre esta juzgando...

Al momento me veo en un lugar mágico habitado por todo tipos de seres, entre ellos centauros machos y hembras, arboles majestuosos de los que cuelgan lianas floridas y en una pradera, junto a un arroyo, una mujer de belleza resplandeciente que cepilla su melena rubia, contemplando el curso del arroyo...

Me siento a su lado y al introducir mi mano en el arroyo, compruebo que es miel lo que fluye por él, la mujer sonríe y me dice: "Quizás te parece demasiado empalagoso", deseo que se convierta en agua, y está sustituye a la miel...

Embelesado acaricio su pelo... (Llega gente a casa, tengo que levantarme) Asiente y me transmite que no es una interrupción, sino que hay que estar tanto en la tierra como en el cielo...

Mientras se difumina la experiencia, siento que me me vuelvo a abrir a nuevas experiencias...

Solo nosotros construimos nuestro camino...

domingo, 17 de enero de 2010

Locura

Me despierto de madrugada, intento volver a dormirme pero un goteo incesante de pensamientos me impide ya conciliar el sueño, procuro no moverme para no enganchar a mi cuerpo en el caos de mi mente y también para no despertar a mi mujer.

Observo la vibración de mi cuerpo, un poco de serenidad, y aunque consigo observar a mi mente en su vorágine, esta me atrapa de nuevo con los acontecimientos de la tarde anterior... un pensamiento surge con violencia...realmente no estaré loco.

Y evidentemente cuando estoy en mi mente, estoy loco. Y cuando consigo distanciarme de mi mente, estoy cuerdo. Siempre en la cuerda floja, entre la cordura y la locura.

Pero el único momento en que consigo la felicidad plena, es cuando me olvido de mi mismo...

P: D: La medicina tradicional china sostiene que los locos son personas que han perdido totalmente el contacto con la tierra, con su cuerpo y están siempre única y exclusivamente en su mente.

domingo, 10 de enero de 2010

Parado

No es que me haya quedado sin trabajo, aunque si es verdad que estoy regular de pelas, como la mayoría. Me refiero a que estoy parado en todo lo esotérico, y me llama la atención que no habiendo escrito casi nada en el blog en los últimos dos meses, tenga más seguidores que nunca, hasta 10, y me encuentro que una persona pregunta por sus experiencias... que verdad que los designios de Dios (EL cielo) son inescrutables.

Parado estoy de cara al exterior, pero de cara al interior no dejo de trabajar, me he dado cuenta de que era una olla exprés sin salida y había que comenzar a liberar presión y para ello tenía que estar en mí, sin distracciones del exterior y sin darle más fuego a esa olla. En ese proceso estoy, liberando mi interior y liberándome, después de un año de mucha limpieza, ahora toca dejar salir en soledad.

Todo esto dará sus frutos en su momento.

Amor y Luz en vuestras vidas