Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

lunes, 30 de junio de 2008

Oración

Por el bienestar de todas las existencias,
humanas y no humanas,
animadas e inanimadas,
encarnadas y desencarnadas.
Desde los iluminados a los más oscuros.
Desde las piedras a las galaxias.
Para que todas las existencias comprendan,
la maravilla que hay en su interior.
Para que todos los seres pasen delante mía,
ofrezco el amor cristalizado en mi luz,
a todo el universo.


Porque no tiene sentido pedir, sino dar…
Ofrecer es la única oración posible y el único camino que realizar…
¿Cómo osamos pedir lo que ya anida en nuestro corazón?...
Como estamos ciegos pedimos…

Cuando empezamos a ver damos con una mano y pedimos con la otra…

Pero cuando nuestra luz nos deslumbra, abrimos las manos y ya solo podemos dar…

sábado, 28 de junio de 2008

El pirata

El pirata nació esclavo o por lo menos eso pensaba él. No conoció ni padres ni familia alguna, solo recordaba, desde su más tierna infancia, una vida de esclavitud, trabajo y brutalidad en una plantación, en algún lugar perdido del Caribe.

Ya adentrado en su adolescencia, un día armándose de valor, decidió escapar para siempre de su esclavitud. Estuve un tiempo dando botes y malviviendo por poblaciones costeras, hasta que se enroló en un barco pirata; en ese momento comenzó su otra esclavitud, la de la avidez y la satisfacción de las pasiones.

Durante años recorrió el Caribe asaltando barcos mercantes, a la vez usaba todo tipo de malas artes para terminar convirtiéndose en capitán del barco pirata. Su carrera de pillajes, asesinatos y violaciones deja a cualquiera sin palabras, después de robar todo lo de valor que llevara un barco, este era hundido sin dejar ningún superviviente.

Como era de esperar, un día, no pudo escapar de un barco de la armada española, cuando el pirata comprendió que no había escapatoria posible, tuvo una idea que él creyó genial. En su camarote había una pequeña cámara secreta, apenas cabía un hombre. Pensó que escondiéndose allí podría evitar ser capturado. El barco comenzó a hundirse y el espero pacientemente a que el camarote se llenara de agua, para salir y nadando hasta la superficie, intentar pasar desapercibido entre los cadáveres y los restos del naufragio.

Un plan perfecto, sino hubiera sido porque el barco se hundió más rápido de lo que el creía, y se ahogo intentando llegar a la superficie…

Y así estaba, intentando llegar a la superficie, cuando vio la luz de mi hija y pensó que ya era hora de salir de esa situación. Escuchó una vez que se ofrecía a ayudarle, y no se lo pensó dos veces, estaba cansado de tanto nadar para nada.

Cuando comprendió su situación, continuó su viaje hacía el más allá. No se vanagloriaba de las atrocidades que había cometido, ni se arrepentía por ellas, quizás necesitase otra vida u otras vidas, para comprender lo ilógico de tanta violencia, brutalidad y falta de compasión. O quizás solo tenía que experimentar una vida sin humanidad…

martes, 24 de junio de 2008

Comunión con la vida

Un amigo me contó la siguiente historia:

"Un maestro y su discípulo vivían en una cabaña en un bosque, una tarde de tormenta llamo a la puerta una campesina completamente empapada, pidiéndoles que le permitieran resguardarse en la cabaña. El maestro le dijo: "vivimos aquí en paz y en total comunión con la vida, puedes quedarte mientras no perturbes esa situación". La mujer asintió y se coloco junto al fuego.

De madrugada el discípulo escucho ruidos y encendió una vela, al instante la apago al descubrir al maestro haciendo el amor con la mujer. Tremendamente afectado paso el resto de la noche sin dormir.

A la mañana siguiente, después de desayunar la mujer se marcho, pero el discípulo seguía alterado. El maestro se dirigió a el: "¿Por que has dejado de estar en paz y en comunión con la vida?, acaso el sexo no forma parte de nuestra existencia.

I shin den shin

En el zen se cuenta a menudo la siguiente historia. Un discípulo llevaba 4 años practicando con un maestro, sin que este durante este tiempo le hubiera hablado, más que lo estrictamente necesario para la convivencia.

El discípulo ávido de lecciones y no pudiendo aguantarse más se dirigió a su maestro: “llevo cuatro años con usted y todavía no me ha enseñado nada”. El maestro sorprendido y sin poder dar crédito, le contestó: “en estos cuatro años no he parado de enseñarte. Es que no comprendes que la actitud es la mejor enseñanza”.

La actitud es la mejor enseñanza, eso no significa que no haya que hablar, pero no debemos olvidar que todas las palabras, toda expresión de una experiencia a través del lenguaje, es una reducción de esa experiencia, al nivel de los conceptos, que es el único que conoce nuestra mente. Y por tanto, ese terreno de los conceptos, está en los dominios de nuestro yo egoico-mental.

Como muy bien dice Jodorowsky; cuando hablamos, la mayoría de las veces, lo hacemos solo para escucharnos a nosotros mismos.

Tampoco debemos olvidar que cuando queremos expresar lo que sentimos a través del lenguaje, en primer lugar tenemos que traducirlo a nuestra estructura mental, y a nuestra percepción de la realidad, normalmente errónea. Una vez reducida la experiencia y vocalizada, el oyente, a su vez, tiene que traducirla, una vez más, a sus esquemas mentales y a su propia percepción. Al final suele quedar muy poco de lo que queríamos decir, por eso es tan difícil comunicarnos realmente.

La única comunicación autentica se produce cuando el hablante y el oyente son capaces de captar la esencia de lo que se quiere transmitir. Y en ese momento ya no hacen falta tantas palabras.

I shin den shin, es una expresión del zen que se traduce del japonés por: “de mi espíritu a tu espíritu, de mi alma a tu alma”. Nos viene decir, que solo puede haber una comunicación autentica, de espíritu a espíritu. Por eso se dice que la transmisión de la vía, y de la sabiduría solo puede producirse en ese estado de comunión entre nuestras autenticas naturalezas.

jueves, 19 de junio de 2008

San Juan de la cruz

"En una noche oscura,
con ansias, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,
por la secreta escala, disfrazada,
¡oh dichosa ventura!,
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba
más cierto que la luz de mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!
¡oh noche amable más que el alborada!
¡oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado."

Desde que empece con el blog tenia ganas de subir la noche oscura de San Juan de la cruz, ultimo gran místico cristiano de España, pero inmerso totalmente en la tradición sufí.

La noche oscura recoge el éxtasis místico y nos intenta expresar con palabras, como nuestro abandono, conduce al amor total y a la unión con Dios. Aunque os parezca sorprendente fue el primer texto espiritual que leí, y aunque no entendía nada, no solo me pareció hermoso, y sentí que más allá de las bellas palabras, había un mensaje que puede iluminarnos.

Después en el zen, en el Hokyo Zan Mai, hay una estrofa que me recuerda algunas de la noche oscura, dice así:

"La medianoche es luz verdadera,
el alba no es clara."

Cuando se produce la noche oscura del alma y desaparece hasta la conciencia, solo entonces, nuestra luz puede brillar en su máximo esplendor.


martes, 17 de junio de 2008

Bebes médiums

Tengo una hija que todavía no ha cumplido un año, Sara, que es la alegría de la casa, a pesar del trabajo que da, propio de cualquier bebe. Pero el motivo de hablar de ella, es su naturaleza de médium.

Hasta los tres meses Sara fue un bebe de lo mas normal, incluso diría yo de los buenos, es decir, de los que nos gustan a los padres; dormir, comer, cagar y apenas protestar, en fin un lujo. Justo a partir de ese momento, en el que según la psicología moderna, el bebe comienza a sentirse como un ser independiente a su madre; empezó un paulatino cambio en la niña, comenzaron los llantos nocturnos, las noches en vela, e incluso durante el día se negaba a abandonar nuestros brazos.

Aproximadamente a los cinco meses, nuestra convivencia se había convertido en un infierno, estábamos totalmente agotados;era imposible soltar a la niña en la cuna durante el día y por la noche se despertaba cada hora o cada media hora, emp ezaron la noches en vela con la niña en brazos para que durmiera y durante el día también hacía las siestas en brazos, imposible dejarla sola despierta; además notaba que la niña se quedaba mirando fijamente a sitios donde no había nada.

Para colmo todo el mundo decía que habíamos malacostumbrado a la niña, e incluso, los mas extremistas, nos recomendaban la tortura del libro "Duérmete niño". Por suerte Carolina nos planteo la posibilidad de que la niña fuera médium, y nos recomendó junto a Misael, una serie de medidas para que la niña comprendiera lo que le pasaba.

Conforme aplique esas medidas la niña comenzó a mostrarse cada vez menos inquieta y a dormir mejor; hasta este momento que casi duerme normalmente y durante el día duerme su siesta normal en su cuna.

Así que si vuestro hijo/a se niega a ser soltado de los brazos, si se despierta continuamente por las noches, si tiene que dormir tanto de día como de noche en brazos, quizás las siguientes medidas os puedan ser de utilidad:

  • En primer lugar, hay que hablar con el bebe, seriamente como a un adulto, porque aunque no lo parezca nos comprende perfectamente. Es importante decirle que entendemos lo que esta pasando, que sabemos que ve cosas que le dan miedo y que hay seres que le molestan y no lo dejan descansar. Es importante que sepa que lo apoyamos totalmente.
  • Hay que buscar una piedra u otro objeto, preferiblemente que le atraiga al bebe, y colocárselo en la cuna, diciéndole que es un amuleto que le va a dar fuerza para que aprenda a protegerse por si mismo.
  • Cada vez que pasa una mala noche, decirle varias veces por la mañana que no lo han dejado dormir por la noche.
  • Quemar incienso en el dormitorio, pues a algunos seres elementales les desagrada.
  • Pedir a los espíritus superiores que la ayuden a protegerse por si mismo.
  • Y por último, hablar en alto pidiendo a los seres que están molestándolo, que comprendan que es un bebe que tiene miedo y necesita descansar.

También es posible, intentar hablar mentalmente con los espíritus que la rondan, por si alguno quisiera darnos algún mensaje, o estuviese perdido y necesitase nuestra ayuda.






jueves, 12 de junio de 2008

El miedo y la libertad

Siempre he oído decir que el miedo era lo contrario del amor, que cuando el amor gobierna nuestras vidas, el miedo es desterrado.

El miedo es un mecanismo de defensa que nos impide aniquilarnos como ser vivo, funciona a través de la experimentación; cuando sucede un accidente, o un peligro cierto, este deja una huella en nuestra memoria; ante la repetición de una situación similar ese recuerdo se manifiesta como miedo, avisándonos de la posibilidad de sufrir daño.
El problema es que si las situaciones de nuestra infancia son muy impactantes o/y muy estresantes, estas dejan una marca casi imborrable en nuestra memoria, que se convierte en un condicionante de nuestra forma de actuar, como consecuencia tenemos tal registro de situaciones "estresantes", que quien gobierna nuestra vida es ese registro de memoria de nuestra mente racional. Es decir el miedo dirige nuestra existencia y es lo contrario de la libertad que todos anhelamos.

Esto lo conocen perfectamente todos nuestros gobernantes desde tiempos históricos, por lo que siempre buscan un miedo que vendernos, al paro, al islam, a los inmigrantes, al cambio climático, es la mejor control de población inventado. Y también es el mejor aliado de nuestro ego, para mantenernos bajo su dominio.

La única forma de ser autenticamente libres es liberarnos de la tiranía del miedo, para ello tenemos que liberarnos de la memoria de nuestra mente racional y transcender todo el entramado del yo-egoico-mental. Porque mientras el miedo recubra nuestro corazón, no podremos sentir el amor infinito que albergamos en el, ni el amor en los demás, ni podremos sentir la fuerza de nuestra luz, con la que podemos vencer el verdadero reverso tenebroso del amor que es la angustia.

La angustia existencial es lo que nos impide ser felices, sentir el amor universal y convertirnos en amor, el máximo don al que podemos aspirar.

Para Eric Fromm esta angustia existencial estaba provocada por la separación, es decir por la perdida de la unidad que experimentamos todos los humanos al nacer, cuando comenzamos a crear un yo mental, que nos hace sentir separados del resto de seres; y por tanto, mientras no transcendemos ese yo, no podemos sentir la unidad con el resto de existencias ni sentirnos plenos de amor y dicha. Esta es la tesis de uno de sus clásicos "El arte de amar".

Para el budismo, como recoge el maestro zen Dokusho Villalba en su ultimo libro "Zen en la plaza del mercado", el origen de nuestra angustia, es el miedo del yo a ser reabsorbido por la totalidad; es decir el miedo que siente el ego, que es una construcción de nuestra mente a nuestro inevitable destino de volver a fundirnos con el todo.

Para mí, son perspectivas complementarias y no opuestas, son dos visiones del mismo problema fundamental para la existencia humana.

martes, 10 de junio de 2008

Vivir el instante

Cuando comenzamos a vivir el momento y el presente empieza a tornarse eterno...

No es que dejemos de pensar en el pasado, no es que dejemos de preocuparnos por el futuro...

Sino que empezamos a olvidarnos de que hubo un pasado, empezamos a olvidar que pueda haber un futuro...

El tiempo comienza a mostrar su inconsistencia, y el presente tiende a extenderse y ocuparlo todo...

Nuestra tarea ya solo es lo que estamos haciendo y el propósito de nuestra vida consiste en lo que estamos haciendo en ese momento...

Solo tenemos que acostumbrarnos a dejarnos llevar, a fluir con nuestra existencia y a cesar en nuestra lucha inútil con la vida...

Comenzamos a sentir el desapego, pero no nos olvidamos de los que nos rodean, sino que dejamos de sufrir por nuestras relaciones y por nuestros deseos insatisfechos...

La plenitud se va apoderando de nosotros conforme dejamos que nuestro Ser se manifieste, y nuestros enfados y decepciones se marchan con la brisa que roza nuestro rostro...

Eso es lo que comienzo a sentir, pero quien soy yo, sino un pobre loco que solo busca que su luz ilumine su camino...

lunes, 9 de junio de 2008

Dogen

El maestro Dogen (1200-1253), es el fundador de la escuela Soto del budismo zen japones, continuación de la escuela Chang de China, de muy joven ingreso en un monasterio, pero desencantado del budismo decadente que imperaba en Japón, decidió viajar a China en busca de un budismo autentico, allí conoció al maestro Nyojo, con quien practico hasta recibir la transmisión. Al volver a Japón escribió el siguiente poema:

"Después de haber estudiado solamente
con mi maestro Nyojo
y
después de haber comprendido plenamente
que los ojos están horizontales y la nariz vertical,

vuelvo a mi casa con las manos vacías.
Una mañana tras otra,
el sol sale por el este;
noche tras noche,
la luna se pone por el oeste.
Las nubes desaparecen y las montañas
manifiestan su realidad;

la lluvia cesa de caer y las Cuatro Montañas
(el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte)
se alisan".



La práctica de Dogen se fundamenta en tres principios:

  1. Aquí y ahora, concentrarse en el instante, vivir cada momento como único.
  2. El otro no es yo, yo no soy el otro. Nadie puede hacer nuestro camino.
  3. Solo sentarse (Shikantaza) sin fin determinado ni espíritu de provecho (Mushotoku).

Fuente:

DOGEN II

domingo, 8 de junio de 2008

¿Alguien escucha?

"Suena un móvil,
rostros que se vuelven.
¿Alguien escucha?."


"Todos hablamos,
los perros ladran.
¿Quien escucha?."


"Trinan los pájaros.
La niña llora.
¿Alguien escucha?."


"Escribo mis versos,
despiertan los pájaros.
El sueño regresa."

A Sara

El ego

Cuando comenzamos una práctica espiritual se produce un fenómeno, que puede parecer contradictorio, pero sobre el que el maestro Deshimaru insistía mucho: “cuando comenzáis a hacer zazen debéis de tener cuidado porque vuestro ego se fortalece.”

¿No era el ego la fuente de todos los males?, ¿Cómo es posible que meditar lo fortalezca?; la respuesta es sencilla, cuando empezamos un trabajo de introspección, cuando meditamos, comenzamos a observar nuestro interior, empezamos a vislumbrar como somos, cual es el origen de nuestros traumas o bloqueos emocionales; empezamos a solucionar cosas, primero en pequeña medida, empezamos a aceptarnos en pequeñas facetas y nuestro maltrecho ego por consiguiente se fortalece.

Comprendemos algo muy importante, que para transcender nuestro ego primero tenemos que sanarlo, y hacernos íntimos con nosotros mismos, es decir aceptarnos en nuestra forma de ser.

Muchas veces el trabajo espiritual no basta, a veces las heridas de nuestro ego no pueden sanarse solo comprendiéndolas, sino que hace falta una ayuda exterior, como pude ser terapia psicológica, regresiones hipnóticas, respiración holotrópica, constelaciones familiares, sanaciones, etc.

Pero al final la decisión última es nuestra, decidir solucionar nuestros problemas y dar el paso de abandonar las características de nuestra personalidad, mecanismos de defensa surgidos durante nuestra infancia y que tienen su origen en el bloqueo que sufre nuestro impulso primario de búsqueda de la felicidad absoluta, que todos traemos al nacer, ante las represiones a los que somos sometidos por la sociedad neurótica en la que tenemos que desenvolvernos. El ego es un formidable mecanismo de defensa; las características de nuestra personalidad son la coraza, que nos defiende de las agresiones emocionales que recibimos en nuestra infancia; pero también son los barrotes de nuestra cárcel de oro, que nos impiden relacionarnos correctamente con los demás, y mantienen preso a lo más valioso de nuestro ser, la posibilidad de expresar nuestra autentica naturaleza, nuestro carácter divino.

jueves, 5 de junio de 2008

La centuria


"La centuria avanza,
la sangre lo cubre todo.
Más, no veo en ti,
ni al hombre del pasado,
ni al del mañana.
Un fruto infinito,
cuelga del árbol de la Bhodi.
¿ Por que trepas a el?,
sino puedes alcanzarlo.
Más lo buscas,
Más se aleja.
Solo si te sientas
puede que madure.
Lo buscas trepando
por las ramas de la vía,
no puedes encontrarlo
porque madura en ti."

A Jorge

miércoles, 4 de junio de 2008

Madre Teresa

Hoy he leído en la prensa, que la madre Teresa de Calcuta tuvo una duda constante sobre su fe; " En mi alma siento un dolor terrible de perdida, (...) de que Dios no existe."

Realmente siento que no necesitamos tener que fe, cuando experimentamos a Dios en nuestro interior ya no necesitamos creer en nada, el amor empieza a liberarse en cada una de las células de nuestro cuerpo e inunda nuestro pecho llenándolo de plenitud, comenzamos a irradiarlo a nuestro alrededor y la vida comienza a tener sentido.

Conforme nuestra luz comienza a iluminar nuestra vida, todo a nuestro alrededor representa al TODO, cada parcela de la realidad es Dios en si mismo, desde las piedras, pasando por todos los seres vivos, hasta el papel higiénico usado y la unidad con toda esa divinidad se hace real. Pero esto último, solo es una intuición que tengo, y seguro que solo representa una aproximación de la realidad.

Cuentan que una vez el maestro Rinzai pregunto a sus discípulos, ¿hay algún Buda aquí?, como respuesta un monje de los mas veteranos se levanto y se acerco; Rinzai se aproximo con ímpetu y coloco su cara frente a su discípulo, este intimidado dio un paso atrás. El maestro abandono la sala diciendo en voz alta: Menuda paleta de la mierda es este Buda.

Quizás esas dudas de la madre Teresa eran necesarias, para que pusiera toda su voluntad en la entrega y en darse a los demás, quizás sacaba de ahí su enorme fortaleza...

Baba waba

"Gruñe el bebe,
baba waba wawa.
El maestro habla."


"Viniste a mi,
no te quise ver.
Fui a ti,
no te cogí.
¿Me veré en ti?."


A Teo, semilla de luz.

lunes, 2 de junio de 2008

La Mariposa y la madre

Estaba yo en el patio cuando de pronto una inmensa mariposa de color amarillo empezó a danzar por el aire, yo me quede atónito ante tanta belleza, nunca había visto una mariposa de tal magnitud revoletear sus alas, llamé rápidamente a mi madre, ella estaba en el lavadero de su casa a escasos metros del patio y le dije; ¡corre! ¡mama!, sal y mira que ¡mariposa!, de pronto, no me podía creer lo que mis ojos veían, mi madre dejo de ser madre, de una edad de 69 años paso a la de una niña de 4 , Manuela empezó a ir de tras de la mariposa, se quedo tan maravillada con el vuelo, con su color intenso, que la quiso hacer suya, y yo entre tanto gritando; pero..¡mamá! ¿¿que haces?? déjala!! pero allí estaba la mujer fuera de sí!! no entendía a mi madre, ella mientras tanto seguía a la mariposa cómo si el presente fuera pasado decía cosas bonitas, pero su actos eran contradictorios, porque una vez la mariposa cesara su vuelo en las manos echas puños, la mariposa dejaría de ser, salí muy confuso y fui observador directo de algo que todavía me cuesta comprender. Afortunadamente la mariposa tras varios quiebros pudo dejar a mi madre frustrada en el intento pero a mi la pregunta y la imagen de lo vivido no se me quita de la cabeza, la edad de mi madre.

domingo, 1 de junio de 2008

Una gota de bondad

" Una gota de bondad puede purificar un océano de maldad."

Esta frase, que creo que la leí en un libro de Deshimaru, me va a servir para introducir una experiencia, que me mostró mi inconsciente, estando en trance:

"Me encontré en un paisaje totalmente carbonizado, completamente arrasado, caminando con el corazón encogido, entre tanta devastación, me fijé en una planta seca y para mi sorpresa en la base de su tallo, quedaba un poco de verde, un poco de vida; me arrodillé ante ese minúsculo resto de vida y un reguero de lagrimas comenzó brotar de mis ojos, conforme mis lagrimas caían sobre la planta, ésta para mi sorpresa, comenzó a brotar de nuevo, y a su vez una onda de verdor nació en su tallo y se expandió en todo su contorno, convirtiendo de nuevo, el paisaje devastado, en un vergel."

No perdáis la esperanza en el devenir de la humanidad...
Aun cuando la tormenta arrecie en su máximo apogeo...
Aunque la fuerza del viento nos haga caer...
A pesar del dolor de muestro corazón...
Recordar, una gota de amor es suficiente.