Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

miércoles, 21 de marzo de 2012

Rescate de espíritus perdidos de familiares o amigos

Cuando un ser querido muere, ya sea familiar o amigo, todos pensamos, y deseamos en nuestro interior, que pueda descansar de las visicitudes de esta vida en el lugar más agradable posible, ya sea el cielo o la luz. En muchos casos es así, pero por desgracia es más frecuente de lo que pensamos que, al producirse la muerte física, el espíritu después de abandonar el cuerpo no realice correctamente la transición a la luz.

No me cansare de repetir que si nuestra muerte ha sido traumática, accidental o provocada, o totalmente inesperada para nosotros, es muy común que el espíritu quede completamente turbado, preso del sufrimiento y de la angustia en una tierra de nadie, como el limbo, donde pena sin saber ni querer comprender su estado. También sucede que a veces hallamos dejados tantos asuntos pendientes sin resolver entre los vivos o estemos tan apegados a una persona que han sabiendonos muertos nos neguemos a aceptarlo. En ambos casos prolongamos nuestro sufrimiento y el de los que quedaran atras, pues nuestras energías están conectadas entre los seres queridos.

Por eso dentro de la apasionate labor de llevar la luz y sanar tanta oscuridad como nos rodea, una de las tareas más gratificantes de las que realizo es acompañar a esos espíritus perdidos a la luz, para que puedan encontrar su descanso y regenerar su energía y para que los que quedaron aqui sientan la paz de saber que se encuentra bien.

No tan frecuente, aunque no por ello raro, que después de una vida de dolor, sufrimiento y rencor el espíritu se dirija a la oscuridad para permanecer preso de la misma, encadenado al mal y provocandolo en cuantos consigue acercarse. En ese caso la tarea es más complicada pero aún si cabe más satisfactoria y perentoria, el rescatar ese alma, antes de que su espíritu se ennegrezca por completo hasta hacer imposible su recuperación de las profundidades de la oscuridad.

Si crees o sientes que un ser querido fallecido no ha realizado corretamente la transición a la luz y continua penando en su sufrimiento nosotros, como asesores espirituales, podemos ayudarle a él y a ti, para que ascienda a la luz y consiga descansar, y para que tu encuentras también la paz que necesitas.




¿Cómo ayudar a un espíritu perdido?

Muchas personas me preguntan sobre como ayudar a los espíritus que se acercan, a mi no me gusta entrar en este tema pues si no sabemos portegernos adecuadamente podemos meternos en un buen lio. Un espíritu perdido obcecado en conseguir algo puede perjudicarnos bastante, aunque sea sin intención, si no sabemos protegernos de su energía enfermiza; peor es el caso de que un espíritu oscuro, mailtencionado y malicioso, se acerque a nosotros haciendose pasar por un espíritu perdido, pues puede aprovechar nuestros intentos para ayudarlo para engancharse a nuestra energía provocandonos innumerables perjuicios en nuestra vida.

Dicho esto a modo de advertencia y si alguien siente la necesidad de un ayudar a algún espíritu perdido que le este rondando, habiendo antes descartado que sea un oscuro, es decir no sentir agresiones físicas como que le inmovilizan el cuerpo dórmido, le intentan ahogar, pegar, etc; no tener pesadillas horribles, no ver sombras negras, no ver ojos rojos u amarillos, etc., etc., etc. Puede intentarlo siguiendo los siguientes consejos:

En primer lugar cerrar los ojos y concentrarse en imaginar una burbuja de luz que le envuelve por completo, previamente habremos encendido una vela blanca e incienso, a la vez que visualizamos esa burbuja de luz nos encomendamos al cielo o a Dios o a quien queramos siempre que sea una figura de luz y no alguna de esas deidades propias de ritos sincréticos que son fuerzas de la oscuridad. Pedimos a nuestros guías que den fuerza a esa burbuja de luz y nos ayuden a mantenernos protegidos durante todo el ejercicio. Invocamos a la luz del cielo para que nos ilumine. Esta protección es la más básica, mucho más efectiva y potente es la que hacemos con nuestra propia luz pero para ello hay que aprender a sentirla.

En segundo lugar nos concentramos en la llama de la vela y ponemos la intención de atraer al espíritu que hayamos sentido o visto a esa luz para que de ella ascienda a la luz, al lugar donde debe de estar. Para saber si ha sucedido debemos de encontrarnos mejor, más contentos, esa es la señal de que la energía enferma ya no está junto a nosotros.

Damos gracias por la ayuda recibida y terminamos.

Por supuesto vamos a olvidarnos de hablar con ellos y ni mucho menos dejar que se manifiesten a través de nosotros, no me cansaré de repetir que solo debemos hablar con seres de luz o espíritus que estando en la luz, por haber echo correctamente la transición a la luz después de su muerte, han recibido permiso para comunicarse, y eso no incluye a las sombras ni a los que transmiten malas vibraciones.










viernes, 16 de marzo de 2012

Asesores espirituales

Ese es nuestro trabajo asesorar a las personas que sienten una realidad más amplia de la consensuada asi como ayudar a las que tienen alguna problemática fruto de la influencia, no buscada, de esa realidad o asociada a esa capacidad de conectar con el más allá.

Asesoramos a médiums, les ayudamos a entender sus capacidades y en caso de no poder por si mismos liberarse de espíritus molestos o malintencionados, nos encargamos de ello.

Así mismo luchamos con todo nuestro empeño y la ayuda de los guías o angeles contra la lacra del oscuro trabajo de las energías para causar el mal o conseguir exclusivamente nuestros fines más egoistas y contra el, desgraciadamente, tan extendido perjuicio del desear el mal al otro mediante el envío de energía negativa con nuestros pensamientos fruto de la envidia, los celos o el rencor.

Llevamos la luz a infinidad de personas con nuestras limpiezas y sanaciones, amen de a los numerosos espíritus que guiamos en su transición a la luz por quedarse perdidos trás no asumir la marcha de su vida terrenal. Al igual que acompañamos a otros, más oscuros, para reconducirlos a la luz desde la oscuridad para que dejen de perjudicar a otras personas y a otros espíritus.

Nuestra labor se complenenta con un asesoramiento vital sobre los aprendizajes que necesita realizar la persona o sobre el karma a liberar, usando para ello las herramientas del tarot, psicológicas y de contacto con los guías de esas personas.

En definitiva un trabajo a caballo entre la mal llamada realidad material y el más allá, donde siempre intentamos que la persona encuentre sus respuestas y aprenda por si misma a desenvolverse a caballo entre ambas realidades.







viernes, 9 de marzo de 2012

Rescate en la oscuridad


"Murió en un accidente, pero él no lo sabía o no lo quería saber...
Estaba solo... por decisión propia. No sabía a donde ir o no quería saberlo...

En un lugar indeterminado, envuelto en la niebla de su confusión; una niebla cualquiera como la de cualquier otro espíritu en su misma situación trás negarse a aceptar su muerte o trás una muerte traumática. Perdido sin posibilidad de ayuda y negandose a recibirla. Preso de una angustia sin fin que no vislumbra la salida de su laberinto.

Llegamos a su niebla, junto a mi un espíritu celestial con su resplandeciente corcel blanco. El hedor a oscuridad lo inunda todo; antes de ir ya mi intuición me hablo de problemas inesperados, de resistencias invencibles.

Nos sale al paso un gran oscuro, se lo que es, un demonio; sólo viene a incordiar. El angel y yo agarramos al unisono las empuñaduras de nuestras espadas. Nos exhorta a marcharnos, ese no es nuestro lugar. El olor de la niebla de la confusión se confunde con la oscuridad del morador del infierno. Le recuerdo que el sabe que debe retirarse, que debe franquearnos el paso, está obligado a ello.

Momentos de incertidumbre, nadie quiere humillarse a ceder, durante un instante me presto a desenvainar. Se aparta, pasamos. Al darle la espalda ondea su enorme latigo trás nuestras cabezas, es enorme y nos saca medio cuerpo; desenvaino sorpresivamente mi espada y con su luz presiono su cuello. Le ordeno que vuelva  las profundidades oscuras. Se retira.

Sombras se mueven en nuestro rededor. Buscan su presa, que está frente a nosotros, encogido con la cabeza entre las manos. No entiende, habló con él, no escucha ni quiere entender. Le doy luz, se resiste, capas de oscuridad, como trajes, van cayendo de él. Al tiempo abre los ojos, entiende que murió, pero quiere marchar junto a su madre; consiguo retenerle. Sigo aplicandole luz hasta que comprende donde debe ir.

La niebla se disipa, espíritus le abren un pasillo hacia el cielo, remiso se dirige hacia él, se vuelve hacia mi, entiendo, lo acompaño hasta su destino. Le dejo descansando, tranquilo, recuperandose de tanto sufrimiento."

Por desgracia esto es más frecuente de lo que pensamos, no es nada facil después de morir hacer correctamente la transición a la luz. Dependiendo de muchos factores está puede ser bastante complicada, por eso es tan importante aceptar la muerte como un hecho natural y dejar de considerarla como un tabu. En caso de muertes traumáticas o sorpresivas es muy común que nuestro espíritu se quede vagando en una tierra de nadie en un continuo sufrimiento. Si además tenemos temas pendientes con los vivos o estamos muy apegados a alguno de ellos, es posible que nos pegemos a esas personas provocando nuestro sufrimiento y el de los que quedaron al no habernos recuperado y estar envueltos en negatividad. Por eso no me cansaré de repetir que con los perdidos hay que hablar lo menos posible y mucho menos hacer caso de sus peticiones, pues antes de solucionar sus asuntos pendientes deben volver a la luz para reuperarse y regenerar su energía. Por desgracia tanta película y tanta literatura lleva a muchos a intentar hablar con espíritus que aprovechan para perjudicarles.

En el caso de que vuestra vida haya estado dominada por la malicia y la única meta de satisfacción de tus pasiones lo normal es que tu espíritu este tan negro, tu energía tan oscura que, al desencarnar, te transformes en un espíritu oscuro que solo desea continuar perjudicando a los que encuentre vivos o muertos. Nuestro mundo está lleno de ellos y muchas personas bienintencionadas por ignorancia se meten en serios problemas al intentar comunicarse con ellos para ayudarles.

Antes de intentar hablar o ayudar a un espíritu es imprescindible dominar una técnica de protección que nos evite perjuicios que pueden llegar a arruinar nuestra vida.






jueves, 8 de marzo de 2012

Momento

Deja tu tiempo libre... libre de prejuicios, de insatisfacciones, de incomprensiones e intenta vivir por un momento...

Todo se resume en un momento, el momento de vivir, el momento de morir, el momento de existir...

Por mucho que nos empeñemos, no podemos experimentar nada fuera de cada momento. Actuemos en consecuencia...

Obviemos los engaños de nuestra mente y vivamos siendo conscientes de que solo existe cada momento. Olvidando lo que pasó o lo que pueda pasar...