Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN
Este blog esta protegido por las leyes de derechos de autor.
Copyright Francisco José Del Río Sánchez 2008

domingo, 25 de junio de 2017

Síndrome de abstinencia

Tengo vagos recuerdos, retazos de una pesadilla, que parece que he vivido y no está tan lejana…
Ausencia, no estabas, no había nadie, nadie llenaba el vacío insondable de mi interior
Recuerdo días pesados, necesitando imperiosamente tu presencia, cualquier presencia, debatiéndome con el desaliento y el desamparo…
Dolor y desazón que no encontraban consuelo, pero me parece un sueño, un sueño desagradable y mezquino que me cuesta trabajo recordar y que no estoy seguro si he vivido…
Era una cuarentena horrible, que intentaba mantener, sin esperanza y sin sentido, sin calor humano…
Y Ángeles que me ayudaron, que estuvieron junto a mí, como Analía y Julieta, que acudieron a mi llamada consciente o inconsciente como Susana y Desi, y otras que aunque no directamente sí estuvieron pendientes de mi como Inma, Mery, Pepi, y tantas otras que me dieron palabras de apoyo y que seguramente también debería nombrar pero no lo hago por no cometer la injusticia de omitir a alguien…
No sé si algo murió o algo se llenó, sólo que algo cambió, que aunque el vértigo, la desorientación y el caos de mi mente continúan, ya no hay desaliento ni desesperanza…
Me cuesta concentrarme, estar centrado en algo, pero no vivir. La sonrisa comienza a sustituir al rictus y aunque nervioso siento seguridad en este momento, confianza en mí…
Ahora toca construir algo nuevo aprovechando el trabajo en lo echado a perder, parafraseando una de la máximas del I ching, que hermosa y que plena de sentido; toca aprender a modificar como un tigre, como hace el hombre noble según el I ching…
Tocando los cuencos me preguntaba qué hacer, hacía donde dirigir mis pasos si no soy un salvador, si es un error pretender salvar a nadie, ayudar a costa de uno mismo…
Guiar y peregrinar fueron la respuesta, si tu camino es vivir la vida enseñando a otras a transformar su existencia, enseñar a amar y a ser libre solo puede hacerse amándose una y permitiéndose ser libre…
Lo demás son palabras vacías si no están respaldadas por la actitud y sacrificios mortificantes intentando salvar o reconfortar a las demás…

Guiar y peregrinar es un koan para ti, quizás la respuesta sea vivir tu vida como sientes que debes vivirla…









1 comentario:

maria julieta llames dijo...

Siempre estaré aquí para ti. Vida tras vida, edad tras edad.